La Región

TRIBUNALES

El alcalde de Vilariño: “Só quixen beneficiar ó Concello"

Juzgado por 29 contratos laborales sin concurso, asegura que ignoraba que tuviera "tanta trascendencia"

El alcalde de Vilariño de Conso, Ventura Sierra.
El alcalde de Vilariño de Conso, Ventura Sierra.
El alcalde de Vilariño: “Só quixen beneficiar ó Concello"

El sempiterno alcalde de Vilariño de Conso,Ventura Sierra (75 años), quien comenzó su carrera política en el PSOE y acabó en el PP, aunque se dio de baja en el partido con la apertura del juicio oral, se declaró "inocente" en la sala de vistas de la Audiencia, en donde comenzó a ser juzgado ayer por prevaricación y falsedad en documento oficial. Dos delitos que pueden llevarle a prisión (las acusaciones reclaman cinco años) así como a apartarlo definitivamente de la vida municipal (ocho años de inhabilitación).

Reconoció que entre 2012 y 2013 promovió en el Concello que dirige, con 586 habitantes, según el último censo de 2016, 29 contrataciones cuya ilegalidad fue advertida por la secretaria-interventora ya que no se sujetaban a los principios de igualdad, mérito y capacidad. Además, en ese periodo, el Gobierno central impedía contratar salvo casos de urgencia y necesidad debido a la crisis.  
No había concurso para ofertar esas plazas pero sí, según dijo, ayer, un interés personal por favorecer a los vecinos de su Concello. "Sólo tratei de beneficiar a un Concello pequeño que pode desaparecer", aseguró, matizando, a preguntas del fiscal, que ignoraba que los informes de fiscalización de la secretaria "tiveran tanta trascendencia" y que lo reparos que levantó "nunca foron no meu beneficio".

Revistió su forma de actuar con principios: "Manter a poboación nun concello é a misión dun responsable político". Para realizar las contrataciones, según explicó, pedía una lista de parados a la oficina de empleo de Viana do Bolo que posteriormente le pasaba a la agente de empleo, adscrita a Servicios Sociales, para una criba. Pero, según reconoció, la decisión final era suya, atendiendo a criterios  geográficos, de necesidad del demandante o la edad.

A preguntas de su abogado, justificó  que todas las contrataciones eran urgentes para seguir cubriendo servicios esenciales como la ayuda a domicilio o la extinción de incendios al amparo de subvenciones de los programas de cooperación de la Consellería de Traballo. Y precisó que muchos de los candidatos no habían pasado entrevistas porque habían sido contratados anteriormente o porque figuraban sus méritos en el currículo.

También a preguntas de la defensa, más explícito y relajado en sus explicaciones, recordó que los tres ediles que lo denunciaron en febrero de 2014 ante la fiscalía, se beneficiaron de esa forma de contratración o bien directamente o sus familiares.

En el juicio de ayer, no sólo se habló de prevaricación. Tanto el fiscal como los tres ediles de la oposición (ahora están en la Agrupación Independiente de Vilariño) le imputan falsedad en documento oficial. Mantienen que en cinco ocasiones el alcalde remitió con carácter previo la oferta del puesto al Servicio Galego de Colocación. Pero, según su versión, a la hora de cumplimentar las ofertas lo hizo faltando a la verdad: constatando un proceso de selección en el que aparecía reflejado que a otros supuestos candidatos no le interesaba la oferta.

El alcalde aseguró que los códigos administrativos incorporados a esa documentación, en los que se reflejaba "non lle interesa a empresa", los ponía la agente local de empleo.

Por su parte, la secretaria confirmó que advirtió al alcalde que había que respetar los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad tanto por escrito como verbalmente. Y aclaró que hubo varios informes en los que advertía que "no se respetaba el principio de igualdad" para trabajar en la administración pública sin un concurso u oposición, con la precisión expresa de que los contratos temporales "debían ser por necesidades urgentes o en sectores estratégicos".

 Declararon como testigos varios trabajadores temporales del Concello. La mayoría no recordaba haber pasado ninguna entrevista de trabajo.