Ourense

“Este vertido lleva aquí años y años"

Ourense

“Este vertido lleva aquí años y años"

El río Miño, el más importante de Galicia, tampoco se libra de la contaminación. Los deportistas de la Escuela Municipal de Piragüismo soportan cada día el mal olor 
de un vertido de aguas fecales al lado del embalse de Velle.

El río Miño tampoco se libra de la contaminación, tal y como atestiguan vecinos, ecologistas, paseantes y deportistas. El hangar de la Escola Municipal de Piragüismo, a pocos metros del embalse de Velle, comparte espacio con un regato que vierte aguas fecales al Miño, una situación de sobra conocida por las administraciones y señalada por vecinos y colectivos ecologistas en varias ocasiones. 

Cada mes de junio, el Descenso Internacional del Miño termina con la entrega de premios en las instalaciones de la escuela, una cita empañada por el mal olor del vertido. "Es insoportable, da vergüenza entregar los premios así. Esto lleva así años y años y aunque dicen que lo van a solucionar, todavía no han hecho nada", asegura Delfín Carvajal, piragüista. 

En los meses estivales, el olor es más intenso, debido a la falta de caudal. "Es un asco", señala un compañero. Los deportistas aseguran que durante los meses estivales se pueden ver todo tipo de residuos, así como la afectación de la fauna marina. 

"De Velle a Ribela hai detectados catro puntos de vertedura de aguas fecais ao Miño, hai varios meses que os denunciamos, xeolocalizados no mapa", apunta Xosé Santos, de Ríos Limpos. Los piragüistas también han visto los otros puntos de derrames fecales: "Cerca de la escuela, subiendo el Miño, tenemos detectado un punto en el que salen burbujas del río y mucha porquería, porque la tubería está por debajo del caudal. Más hacia arriba hay otra, también sumergida". 

VELLE sigue sin depuradora

El núcleo de Velle, en el que viven 714 personas –según el último padrón municipal– no cuenta con servicio de depuración de aguas. "As fosas sépticas das vivendas vértense directamente ao río, sin ningún tipo de tratamento", explica Xosé Santos. 

En el año 2016, el anterior gobierno local de la ciudad firmó un protocolo de actuación con la Confederación Hidrográfica Miño-Sil para mejorar el saneamiento de la zona. En 2017, ambas entidades concretaron el coste de la intervención, en torno a los tres millones de euros. Según fuentes del organismo de cuenca, el proyecto está a la espera de la aprobación en pleno municipal del presupuesto –el Concello se hace cargo del 50%–. La firma del convenio se realizará en abril de este año, según aseguran fuentes municipales. 

"De Velle a Ribela hai detectados catro puntos de vertedura directo de augas fecais ao Miño", explica Xosé Santos

La situación es similar en el otro margen del río: en junio de 2019, el Concello de Coles firmó con la Confederación un proyecto de colaboración para sustituir la depuradora del arroyo de Luisín –en Gustei– por otra más grande. 

"Non deixan que o río sexa navegable por cuestións de contaminación, pero non hai prevención. O bombeo de abastecemento de Ourense, a cidade da auga, a cidade termal, está a poucos metros do vertedura da escola de piragüismo", apunta Santos. 

GASOIL

El pasado miércoles, los deportistas llamaron a Seprona después de identificar gasóleo en el Miño. "Eran, por lo menos, cuatro kilómetros, porque los tenemos marcados para nuestra ruta, y se veía el aceite en al menos un 80% del caudal", asegura Delfín Carvajal. 

Los piragüistas reclaman más vigilancia: "Hace años hubo otro vertido de gasóleo de una empresa de Ribela". 

La Hidrográfica tomó muestras en el río Miño al día siguiente, aunque los técnicos no apreciaron "nada significativo".