Ourense

La víctima de un atraco será detenida para asistir al juicio

Ourense

El fiscal interesó su arresto el día de la vista porque es la segunda vez que no comparece

La víctima de un atraco será detenida para asistir al juicio

Luis Alfonso Sotelo Estévez, con numerosos antecedentes penales por robos, compareció muy enojado ayer en la sala de Penal 2 de Ourense. Tiene problemas para desplazarse, por culpa de una prótesis de cadera, y, según dijo a la magistrada, en su situación debía haberle bajado a la ciudad una ambulancia no un furgón de la Guardia Civil. También reivindicó una silla de ruedas, no dos muletas como ocurrió ayer. Para ello, no dudó, ahora que está estudiando Derecho en la prisión de Pereiro, aludir a los artículos del Reglamento Penitenciario que le asisten.
Su enfado quedó además justificado porque tal como vino se fue. Por segunda vez consecutiva en este proceso penal, el juicio tuvo que suspenderse porque la supuesta víctima del atraco que le imputa el fiscal a Sotelo Estévez no compareció. Por esta razón, el fiscal Miguel Ruíz, harto de contemplaciones, interesó a la jueza su detención el día del próximo juicio -fue fijado para el 23 de octubre a las 9,30 horas- para garantizar por la fuerza su asistencia a la vista oral.

El inculpado se enfrenta a una pena de cinco años de cárcel por un delito de robo con intimidación y uso de armas, además de 12 días de localización por una falta de lesiones. Los hechos por los que está acusado ocurrieron el día 13 de enero de 2009. Dice el fiscal que abordó en la calle Libertad, en el casco antiguo de la ciudad, junto a otra persona que no pudo ser identificada, a una mujer a la que intimidó con una navaja. Ante su negativa, tal como sostiene la acusación pública, 'la tiraron al suelo y la golpearon apropiándose del dinero y objetos que llevaba', que fueron valorados en un total de 100 euros.


DENUNCIA FALSA

Por su parte, el letrado encargado de la defensa de de Sotelo sostiene que la mujer presentó por despecho una denuncia falsa, ya que había acordado juntos comprar un cuarto de gramo de cocaína. La mujer, según su versión, le dio siete euros a Luis Alfonso Sotelo sin que este último le entregara la parte de la droga que le correspondía.