Ourense

La Xunta apunta a la iniciativa privada para salvar la Catedral

Ourense

El conselleiro de Cultura sugiere una fundación como la que se ocupa de la seo de Santiago

La Xunta apunta a la iniciativa privada para salvar la Catedral

La nave central de la Catedral de San Martiño, invadida por el agua y los calderos. (Foto: JOSÉ PAZ)
Continúa la lluvia intensa en Ourense y siguen los cubos de recogida de agua en la Catedral. La delicada situación en la que se halla el tejado del templo sigue traduciéndose en un constante fluir de goteras por la nave central, la sacristía, algunos tramos del deambulatorio y, sobre todo, la Capilla del Santo Cristo, donde el agua ya ha afectado a varios de los retablos que rodean a la imagen más reconocible del arte religioso de la ciudad, amenazada ahora por la lluvia pronosticada para los próximos días.
Xesús Vázquez, conselleiro de Cultura, departamento autonómico que financia los actuales trabajos de rehabilitación, ha defendido la gestión de la Xunta, asegurando que ha sido la única institución que ha invertido en las obras que se están realizando en la Catedral, que en estos momentos se centran en la fachada norte y en las capillas de San Juan y Las Nieves. 'Si alguien ha hecho el esfuerzo, esa ha sido la Xunta, que ha aportado el 100% de los fondos invertidos en estas reformas', defendió Vázquez.

No obstante, el conselleiro eludió, en un acto en Ourense, hacer comentarios acerca de si el Ejecutivo gallego planeaba tomar alguna medida de urgencia ante las crecientes humedades y goteras, dejando en manos del Obispado de Ourense y la iniciativa privada la responsabilidad de costear una actuación que frene el efecto devastador de las lluvias de estos días. 'Es el momento de que la sociedad ourensana, las distintas instituciones y el Obispado de unan', recalcó el titular de Cultura, que puso como ejemplo la Fundación Catedral de Santiago, constituida en 2008 y formada por varias instituciones privadas.

Cada una de las borrascas anunciadas para los próximos días es una amenaza cada vez mayor para el estado de la Catedral, lo que podría desembocar en graves pérdidas si no se toma una medida urgente al respecto.

Más en Ourense