Ourense

La Xunta pide a diputaciones y concellos dividirse la cuenta de la hostelería

Ourense

Ayudas

La Xunta pide a diputaciones y concellos dividirse la cuenta de la hostelería

Un trabajador de la pizzería Dolce Vita de la ciudad entrega un pedido "para llevar" a un cliente, ayer por la tarde. (Foto: Xesús Fariñas)
photo_camera Un trabajador de la pizzería Dolce Vita de la ciudad entrega un pedido "para llevar" a un cliente, ayer por la tarde. (Foto: Xesús Fariñas)
Proponen un fondo de cooperación común para ayudar a la hostelería afectada por la crisis

La Xunta y los representantes del sector de la hostelería abogaron ayer por poner en marcha un plan de ayudas basado en un fondo de cooperación con ayudas financiadas por el gobierno gallego, las diputaciones y los concellos. Se trata de una iniciativa similar a la llevada a cabo en la Comunidad Valenciana, donde se anunció un Fondo de cooperación covid especial para ayudar a las empresas y autónomos más afectados por la pandemia dotado con 120 millones de euros.

Tras una reunión mantenida entre ambas partes, el vicepresidente primero de la Xunta y conselleiro de Turismo, Alfonso Rueda, reivindicó también esta opción a través de la cual se arbitrarían ayudas en “colaboración” entre varias administraciones con una aportación del 50% de la Xunta, el 30% de las diputaciones y el 20% de los ayuntamientos. Esto -añadió- permitiría también más agilidad en las ayudas y una tramitación más sencilla.

Según Rueda, es necesaria la colaboración entre instituciones debido al alargamiento de los efectos de la pandemia. “No sería entendible que en este momento no hagamos un esfuerzo conjunto”, añadió, porque “la pandemia no entiende de colores políticos y para hacerle frente se necesita la ayuda de todo el mundo”.

Por su parte, el presidente del Clúster de Turismo, Cesáreo Pardal, defendió la puesta en marcha de “ese modelo Valencia” que busca sinergias entre administraciones ya que, en su opinión, “es hora de que de una vez por todas se unan para ayudar al sector porque pues, de lo contrario, estará muerto” cuando la pandemia concluya.

En la misma línea, los representantes de las asociaciones de hostelería consideraron que sería “muy positivo” un nuevo plan de ayudas conjunto que, en todo caso, debería activarse lo antes posible.

Indignación detrás de las barras: “Sobran palabras”

“Sobran palabras: al final somos los mismos pringaos de siempre los que pagamos”, lamentan desde la Unión de Hosteleros de Ourense. Los bares y restaurantes de la ciudad sienten que están "hartos" de decir que la hostelería "la pagamos entre todos", y critican que en Navidad se hayan tomado medidas "perjudiciales para el sector". Estos días, sufren en sus carnes la mala praxis de la Policía Local. "Me acaban de multar por servir cañas y vinos para llevar. La ley dice que puedo vender cualquier cosa que tenga en mi local si es para llevar", reclamaba ayer por la tarde un hostelero de la zona centro. "Nos sentimos perseguidos", añade.

Antonio Durán, dueño del bar Cruceiro, se ve obligado a cerrar, ya que solo dispone de dos mesas en la terraza. "Non sei se cortarme as venas ou deixarmas largas, todo o aforrado nestes tres anos que levo aberto xa o gasteis", apunta. La presidenta de la CEO, Marisol Nóvoa, también considera que no se puede "castigar" solo a la hostelería, y añade que las medidas deberían extenderse. 

La restauración no es la única afectada: el aislamiento del concello toca a gimnasios como BeOne, en el que buena parte de la clientela viene de fuera de la ciudad. Su gerente, Saúl Álvarez, piensa que los gobernantes "no están acertando" con las medidas en los centros deportivos. "No es lo mismo cuatro personas en un espacio de 500 m2 que en uno de 100, por ejemplo", destaca.

Terrazas en la ciudad

Los bares en la ciudad no tendrán que pagar tasa de veladores hasta el 2023. El Concello aprobará hoy mismo en junta de gobierno la suspensión de esta tasa en 2021 y 2022, y aplicará la medida con carácter retroactivo a las que se pagaron en el año 2020, que serán devueltas. 

El máximo nivel de restricciones, “fatal” en concellos como Carballiño o Verín

Las nuevas restricciones anunciadas para toda Galicia, que entrarán en vigor esta medianoche, también despiertan reacciones en concellos como Carballiño, que pasa al nivel máximo. El alcalde del concello, Francisco Fumega, calificó de "medidas duras" las nuevas restricciones, especialmente "para sectores claves para Carballiño como es la hostelería". 

No obstante, Fumega afirmó que las acata porque Sanidade las considera necesarias para "cortar la línea ascendente de la curva de contagios y evitar llegar a la situación del pasado mes de octubre". Así, insta a la Xunta a agilizar las ayudas a los sectores perjudicados "igual que nosotros las agilizaremos todo lo posible proque para el sector de la hostelería va a ser muy difícil y solamente cabe esperar que se levanten cuanto antes las restricciones".

A pie de calle, Victor Janeiro, del café bar O Caserío manifestaba que "económicamente esto va a ser fatal, no se como acabaremos, no sabemos si merece la pena seguir abriendo o cerrar". También considera que "las medidas son bastante severas porque la gente se va a reunir igual". Asegura que los contagios no se están produciendo en la hostelería y "al menos deberían dejarnos como estábamos porque ya no sabemos por donde salir".

En Verín, que también se ha incluido en el grupo de siete concellos ourensanos con el máximo nivel de restricciones, lo único que ha cambiado respecto a las semanas pasadas es el adelanto a las 22:00 horas el toque de queda. Esta medida no afecta ya al sector de la hostelería, porque el reparto a domicilio se puede efectuar hasta las 00:00 horas y ya no se podía cenar en los restaurantes. 

En este gremio, el ánimo sigue bajo y no se ven expectativas de mejora. Marcos Domínguez, hostelero de la zona asegura que "estamos en nuestro peor momento y la facturación ronda tan solo el 5%". Además, el frío agrava la situación, ya que "la gente solo viene cuando hay sol" añade Domínguez, por lo que la previsión para las próximas semanas sigue siendo "nefasta". El hostelero, eso sí, no encuentra ningún mensaje esperanzador para su sector en el municipio de Verín.