La Región

Provincia

TIEMPO

Granizo, rayos y hasta nieve sorprenden a los ourensanos

Las temperaturas caen en la ciudad desde los 31 grados de máxima del sábado hasta los 16

Granizo, rayos y hasta nieve sorprenden a los ourensanos

La inestabilidad atmosférica que provocó la entrada en Galicia del aire frío procedente del Atlántico Norte se tradujo en el día de ayer en frío invernal (en la ciudad la mínima fue de cinco grados), lluvia (hasta 11 litros por metro cuadrado en media tarde en Ourense), granizo y hasta rayos (hasta las 18,00 horas habían caído 153 en toda Galicia) que provocaron desperfectos y daños. La incidencia más destacada en la ciudad ocurrió en las inmediaciones de la iglesia de la Trinidad en donde un rayo impactó en una grúa lo que, a su vez, provocó el desprendimiento de piedras de la fachada de un edificio en ruinas que impactaron en los cristales de una ventana del bar Andorra y un edificio colindante. Los bomberos tuvieron que acudir al lugar para retirar los cascotes que ofrecían peligro.


Las precipitaciones en forma de granizo cayeron con fuerza en la ciudad a partir de las cuatro de la tarde. En sólo media hora, según los datos proporcionados por Meteogalicia, arreciaron ocho litros por metro cuadrado. Al granizo lo acompañó una bajada brusca de las temperaturas ya que si a las 15,30 horas se alcanzaba la máxima del día (16 grados centígrados) a las 17,30 horas el termómetro de la estación meteorológica de referencia marcaba sólo 9,5 grados.

Previsiones
Según aseguraba Juan Taboada desde Meteogalicia las tormentas de granizo, que podrían repetirse hasta el jueves, son habituales en esta época del año que coincide con el último tercio de la primavera. Su formación se debe -explica- a que "el pasado lunes comenzó a entrar aire frío del Atlántico norte y se en encontró con el aire cálido que teníamos en superficie, lo que provoca mucha inestabilidad por los movimientos verticales bruscos en la atmósfera".


La tormenta vino acompañada de una caída muy acusada de la temperaturas. En sólo tres días, los termómetros bajaron a la mitad: de los 31 grados máxima del sábado en la ciudad se pasó a los 16 de ayer. No en vano, las zonas altas de montaña volvieron a cubrirse de blanco.


Mientras, en la estación de montaña de Manzaneda y en Trevinca nevó durante la mañana de ayer. La caída de temperaturas de temperaturas propició esta circunstancia en la zona más alta de la provincia. Nieve, aguanieve y en algún momento pedrisco, que no ocasionaron mayores incidencias.
En el concello de Lobios se registró una pequeña granizada a media mañana de ayer, aunque tuvo escasa duración y el granizo era de pequeño tamaño, por lo que no generó daños.


En las zonas vitivinícolas por excelencia, los bodegueros miran hacia el cielo con preocupación ya que  las viñas son una zona vulnerable en tanto que las cepas están brotando y los golpes de la piedra suelen causar estragos en la cosecha. Sin embargo, a media tarde de ayer el Consello Regulador de la Denominación de Orixe no tenía constancia de granizadas en la comarca.


Lo mismo ocurría en las comarcas de Carballiño, Terras de Celanova, Monterrei y A Limia, donde no había constancia de que las tormentas hubieran ocasionado daños.