VIVIR mejor

El consumo de grasas durante la infancia

VIVIR mejor

El consumo de grasas durante la infancia

¡
Conocer la ingesta dietética, adecuación nutricional y fuentes alimentarias de grasas en menores de 10 años, objetivo del estudio EsNuPi. 

Se trata de uno de los estudios en base a la encuesta dietética más reciente hecha en España (EsNuPI), enfocado en evaluar en qué medida los grupos de población pediátrica cumplen para la ingesta de grasas y ácidos grasos, con las recomendaciones de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (ONU-FAO). 

El proyecto EsNuPI fue un trabajo importante de recopilación de datos a través de cuestionarios dietéticos realizado en más de 1.400 niños y niñas de entre 1-9 años. Esta macro encuesta registró información de todas las bebidas y alimentos que fueron consumidos por los niños en diferentes días y entornos (en casa, en la escuela y en otros lugares fuera del hogar) incluidos los detalles de las cantidades, los ingredientes, las marcas, las recetas y los métodos de preparación. Por otra parte, los cuestionarios también consultaron datos de carácter demográfico, de salud (de los niños y de las madres) del estado físico y del hogar. 

El estudio particular sobre las grasas y su adecuación calculó a partir de los datos que fueron obtenidos la ingesta diaria de grasa total, de ácidos grasos, de ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, incluyendo omega-3 y omega-6. 

Para evaluar la adecuación de los nutrientes, los investigadores compararon la ingesta habitual individual con las recomendaciones actuales de ingesta adecuada y de ingesta de referencia definidos por la EFSA y de acuerdo con ONU-FAO.

Una vez procesados mediante diferentes métodos estadísticos, los resultados obtenidos permitieron concluir que en la población EsNuPI existe una alta ingesta de grasas totales y de ácidos grasos saturados y una baja ingesta de ácidos grasos esenciales y de omega-3, principalmente el ácido DHA. 

El consumo de leches infantiles enriquecidas fue uno de los principales factores asociados a un mejor cumplimiento a las recomendaciones nutricionales de la EFSA-ONU-FAO de grasas, sin embargo, un alto porcentaje de los niños en la encuesta no alcanzó las recomendaciones de ingesta de ácidos grasos polinsaturados (beneficiosos para la salud).

Leche y productos lácteos, aceites y grasas, y carnes fueron las principales fuentes de grasas totales, ácidos grasos saturados, monoinsaturados y polinsaturados. Aceites y grasas, leche y productos lácteos, carne y productos cárnicos y pescado, fueron las principales fuentes de los principales ácidos grasos. El factor personal más influyente en el consumo de grasas y actividad física fue la edad; el aumento de la edad pareció ser un factor de protección para el consumo de grasas y ácidos grasos principales.

Ref: Madrigal y col. Ingesta dietética, adecuación nutricional y fuentes alimentarias de grasas totales y ácidos grasos, y relaciones con factores personales y familiares en niños españoles de 1 a 10 años: resultados del estudio EsNuPI. Nutrientes

Te puede interesar