Salud

El entrenamiento virtual o quedarse por las nubes

Salud

+FIT

El entrenamiento virtual o quedarse por las nubes

La tecnología digital cobra importancia en la preparación física.
photo_cameraLa tecnología digital cobra importancia en la preparación física.
¿Es una buena solución un entrenador virtual? En clientes principiantes, rotundamente no.

Está de moda en el mundo del Fitness, con todo lo que implica ser ‘moda’, el llamado ‘entrenamiento virtual’. Se entiende como el uso de la tecnología digital para la preparación física. Bienvenido sea todo aquel material, sistema o recursos que nos ayuden a mejorar la salud y la forma física de nuestros clientes.  

Una segunda vuelta de tuerca virtual pretende sustituir al Entrenador (la persona) por una pantalla, quizá por un holograma, puede que por un androide que además satisfaga otro tipo de necesidades. Todo es, será posible, en un futuro sin relaciones personales, empatía o espíritu de sociedad. Donde quizá no sea necesario salir de nuestras casas para comprar, trabajar, aprender, divertirse, nacer o morir.

Nunca para novatos

¿Es una buena solución un entrenador virtual? En clientes principiantes, rotundamente no. En clientes con años de experiencia puede ser una opción práctica e interesante, según los conocimientos del cliente. No debemos confundir años de asistencia a un gimnasio con ser expertos en ejercicio.

Nadie puede considerar un Entrenamiento Personal el seguir las instrucciones de cualquier tipo de dispositivo visual o auditivo. Es un disparate.

El Entrenamiento Personal implica necesariamente el contacto entre cliente y profesional. Necesitamos conocer el historial, objetivos, necesidades, opinión y disposición de la persona para elaborar el plan adecuado a sus características. Necesitamos enseñar la posición y ejecución de los movimientos, supervisarlos en detalle, corregir defectos, replantear objetivos, valorar resultados y rediseñar el trabajo.

Elegidos para la gloria

Con determinados clientes, aquellos que entienden la filosofía y los porqués de su trabajo, desarrollan los movimientos con perfecta ejecución, son constantes, conocen sus limitaciones y asimilan las novedades con facilidad; se podría emplear esta fórmula como solución a la distancia o la falta de tiempo. 

Pero, no nos engañemos. Aunque nuestro objetivo máximo es dotar de autonomía al usuario, la mayor parte entrenan mejor, o por lo menos se entrenan, cuando estamos a su lado. Al robot no le hacen caso.