VIVIR mejor

OurenSanos | Envases para guardar alimentos

VIVIR mejor

Vida OurenSana

OurenSanos | Envases para guardar alimentos

undefined
Claves para saber qué tipo de fiambrera utilizar según el uso que hagamos de ella: plástico, cristal, silicona...Cada una tiene un beneficio

Un arroz con pollo, una piña cortada en dados, un caldo vegetal, la comida de la playa o de la oficina… son alimentos que solemos guardar en táper (las fiambreras de toda la vida…). Pero saber qué tipo de fiambrera utilizar para nuestras viandas depende de cómo la vamos a utilizar.

Por norma general, el cristal es el mejor aliado para guardar los alimentos. No transmite ningún “ingrediente” externo. Es ideal para calentar alimentos en el microondas, para hornear o para congelar. Tiene tapas herméticas con cierres fuertes, los cuales nos permiten guardar con seguridad por mucho tiempo, elaboraciones como las mermeladas, caldos, encurtidos… El problema (por poner alguno…) es que es pesado y frágil. Dos factores claves si nos vamos de viaje,  por ejemplo.

Si nos vamos a las fiambreras de plástico, debemos decir que es ligero y cómodo de manejar, lo que lo convierte en la fiambrera ideal para llevar la comida a la oficina o de viaje en general.

Hay diferentes compuestos para este tipo de fiambreras y lo mejor para su uso es dejarse guiar por las indicaciones del fabricante. Pero si no existen estas indicaciones es mejor que evites calentar la comida en el microondas en ellos, por ejemplo, pasando el contenido a un plato y calentándolo ahí.

Fiambreras de metal: tienen muchas similitudes con los de cristal. Mantienen mejor las temperaturas de los alimentos, tienen mayor resistencia a los golpes, pero no se pueden meter en el microondas.

Fiambreras de silicona: última sensación, tanto para la conservación de los alimentos, como para utilizarlos en la cocina. Son muy flexibles y ocupan muy poco en nuestros armarios. Tenemos que asegurarnos que están realizados con una silicona apta para la alimentación, y conocer sus limitaciones, leyendo las instrucciones del fabricante. 

Sea cual sea el elegido para la ocasión, tenemos que tener la seguridad de que los recipientes:

• Están libres de BPA (material no apto para contacto con los alimentos).

• Observar los recipientes plásticos en función de su calidad (con el símbolo en forma de triangulo en la base).

• Lavarlos y secarlos muy bien antes de introducir en ellos alimentos.

• Saber si son aptos para su uso en el microondas, horno o congelador.

• Y, como no... devolver todos los que tenemos de nuestros padres o abuelas.

Te puede interesar