VIVIR mejor

El etiquetado en la compra cardiosaludable

VIVIR mejor

Nutrición

El etiquetado en la compra cardiosaludable

La información del etiquetado orienta en la elección de alimentos cardiosaludables.
photo_cameraLa información del etiquetado orienta en la elección de alimentos cardiosaludables.
¿Qué información del etiquetado alimentario puede servir de guía a la hora de hacer una compra cardiosaludable?

El etiquetado alimentario contiene información muy útil a la hora de tomar decisiones de compra. Del conjunto de datos dispuestos en el empaque del alimento, aspectos como la lista de ingredientes y la composición nutricional resultan clave para orientar una compra saludable. La descripción de las propiedades nutricionales permite a los consumidores, especialmente aquellos afectados por enfermedades relacionadas con la alimentación, realizar elecciones alimentarias acordes a sus necesidades de salud.  

La información nutricional obligatoria (Reglamento UE 1169/2011) exige entre otras cosas, que se incluyan datos de energía y de nutrientes como proteínas, grasas, grasas saturadas, carbohidratos, azúcar y sal.

En las alteraciones de la función cardiovascular, el control en la dieta de las grasas saturadas  y de la sal, especialmente, establece diferencias en el progreso de la enfermedad. Conocer la cantidad de estos elementos nutritivos es uno de los puntos importantes que ayudan a elegir con información “qué elegir?” y a mantener las prácticas de alimentación cardio-saludables recomendadas por los especialistas.

La ingesta excesiva de alimentos con grasas saturadas pueden ocasionar ateroesclerosis, leer el valor de grasa saturada en la tabla nutricional sirve para establecer una pauta de compra que disminuya su consumo, como por ejemplo, añadir al carrito de la compra preferiblemente, alimentos con menos de 2 gramos de grasa saturada, o bien escoger del lineal alimentos sin grasa saturada. 

Otra cuestión relevante del etiquetado nutricional que puede orientar la elección de alimentos cardio-saludables es el contenido en sal. La ingesta elevada de sal aumenta el riesgo de tensión alta, factor que incide negativamente en la salud cardiovascular. Un consumo de sal inferior a 5 gramos diarios en el adulto contribuye a disminuir la tensión arterialy el riesgo de enfermedad y accidente cerebrovascular. 

Leyendo la etiqueta y la lista de ingredientes podemos evitar que se cuelen alimentos con demasiada sal (más de 1.25 gramos por cada 100 gramos de alimento), o con sal (si el objetivo del tratamiento nutricional la elimina totalmente). Además, comprobando este dato en las etiquetas puedes encontrar alternativas de alimentos envasados y/o enlatados bajos en sal. 

La información que leemos también permite la comparación de alimentos similares para saber cuál es más saludable. Comparar la cantidad de sal en la tabla y seleccionar el producto con la cantidad más baja es una práctica de compra saludable. 

Algunos mensajes nutricionales como "Bajo en sodio", "reducido en sodio" o "sin sal”, orientan en una compra baja en sal.

Envíe sus dudas a: 

[email protected]