VIVIR mejor

Inteligencia artificial en la salud del futuro

VIVIR mejor

Inteligencia artificial en la salud del futuro

La inteligencia artificial (IA) podría abordar algunos retos como la falta de personal sanitario o la mejora de los sistemas de vigilancia

Se trata de una revisión llevada a cabo por investigadores de las Escuelas de Salud Pública de Columbia y de Johns Hopkins Hospital, con el objetivo de evaluar la investigación más reciente sobre Inteligencia Artificial (IA) y su nexo con la salud en los países de bajos y medianos ingresos. 

En este estudio se incluyeron intervenciones de problemas de salud frecuentes en los países pobres, como las enfermedades transmisibles, las intervenciones en enfermedades no infecciosas en niños y lactantes, y trabajos en enfermedades no transmisibles. 

En la investigación de salud global, las intervenciones impulsadas por IA se clasifican en cuatro categorías: diagnóstico, evaluación del riesgo de morbilidad o mortalidad, predicción y vigilancia de brotes de enfermedades, y política de salud. 

En los trabajos revisados se han descrito diversas experiencias sanitarias impulsadas por la IA, que han empleado el procesamiento de señales o el apoyo de equipos, o ambos. La automatización o el apoyo al diagnóstico de enfermedades surge como uno de los principales usos de la Inteligencia Artificial. Los métodos de procesamiento de señales se utilizan a menudo, junto con el aprendizaje automático, para computarizar el diagnóstico de enfermedades transmisibles, usando datos radiológicos para tuberculosis,  datos de ultrasonido para neumonía y datos microscópicos para malaria. El aprendizaje automático por ejemplo, ayuda a los médicos a diagnosticar la tuberculosis. 

Las intervenciones impulsadas por la IA también se centraron en el diagnóstico de enfermedades no transmisibles en los países de bajos y medianos ingresos, principalmente mediante el uso de procesamiento de señales o datos de fotografías para la detección de enfermedades. 

La evaluación del riesgo de enfermedad y muerte es otra área para la que se han evaluado las actuaciones con IA. Se basan en herramientas de aprendizaje automático que han sido útiles para predecir y evaluar estados de gravedad y secuelas (caso dengue y malaria). 

También se utilizaron herramientas de aprendizaje automático para estimar el riesgo de resultados de salud, por ejemplo, riesgo de anemia en los niños mediante encuestas estandarizadas. 

La IA ha ayudado a evaluar las herramientas de vigilancia de enfermedades y a predecir brotes. 

Los autores de este estudio han resaltado en sus conclusiones, la recomendación de trabajar con premura en la incorporación de diferentes aspectos inherentes al ser humano y a las necesidades, que aseguren un acceso rápido y equitativo a datos, para establecer sistemas globales impulsadas por la IA. Asimismo, instan a desarrollar e implementar regulaciones económicas y éticas que protejan los intereses de los países de bajos ingresos, para garantizar la ayuda de la IA en la mejora de su salud.

Ref: Schwalbe y Wahl. 

Lancet, 2020 16-22 de mayo

395 (10236): 1579-1586.

Te puede interesar