VIVIR mejor

Pauta dietética después de una cirugía bariátrica

VIVIR mejor

Vivir mejor

Pauta dietética después de una cirugía bariátrica

La dieta recomendada después de la cirugía bariátrica debe asegurar una progresión adecuada en textura y cantidad de alimento.
photo_camera La dieta recomendada después de la cirugía bariátrica debe asegurar una progresión adecuada en textura y cantidad de alimento.

Las intervenciones quirúrgicas aplicadas a la obesidad para aumentar la pérdida de peso, requieren de pautas de alimentación adecuadas que beneficien tanto la recuperación como la transición hacia una nueva forma de alimentación saludable.

En general, las diferentes intervenciones y modalidades de este tipo de cirugía, reducen la cantidad de alimentos que entran al aparato digestivo a la vez que disminuyen su absorción. La nueva capacidad del estómago puede llegar a ser por ejemplo de solamente de 30 mililitros, o de dos cucharadas soperas. Por ello es muy importante que tras la intervención quirúrgica, transcurra una evolución correcta de la ración y de la textura de la dieta. Es fundamental un progreso de alimentos líquidos poco espesos a líquidos densos, puré, dieta blanda y, por último, una dieta normal según la tolerancia.

Se puede resumir la Pauta Dietética tras una cirugía bariátrica, en varios puntos: 

• Comer y beber lentamente. Ingerir los alimentos muy de prisa puede causar síndrome de evacuación gástrica rápida, que se produce cuando los alimentos y los líquidos ingresan al intestino delgado rápidamente y en mayores cantidades que las normales, lo que provoca náuseas, vómitos, mareos, sudoración y, finalmente, diarrea. Para prevenir el síndrome de evacuación gástrica rápida, conviene elegir alimentos y líquidos con poca grasa y azúcar. 

• Beber líquido suficiente pero distanciado de las comidas. Esperar de 30 a 45 minutos antes o después de cada comida para beber líquidos. Es aconsejable tomar sorbos de líquidos lentamente durante todo el día (no con las comidas). Para prevenir la deshidratación, deben tomarse al menos 6 vasos de líquidos al día. Si se beben los líquidos con las comidas, hay riesgo de sentir dolor, náuseas y vómitos, y tener síndrome de evacuación gástrica rápida. Asimismo, beber demasiado líquido con las comidas o cerca del horario de éstas puede saciar demasiado e impedir el consumo de alimentos nutritivos. 

• Dejar de comer antes de sentir saciedad. Cada comida debe aproximarse a una taza de alimentos durante los primeros 5-7 días. 

• Masticar bien los alimentos. La nueva abertura que va del estómago a los intestinos es muy pequeña, y los trozos de comida más grandes pueden bloquearla. Los bloqueos impiden que la comida salga del estómago, lo cual puede causar vómitos y dolor abdominal. Es aconsejable comer pequeños bocados de comida y masticarlos hasta que tengan la consistencia de un puré antes de tragarlos. 

Un dietista especialista puede guiar sobre la dieta a seguir después de la cirugía, evaluando los nutrientes que pudieran ser deficitarios (hierro, calcio, vitaminas B12 y D, folato), valorando su suplementación y aconsejando en la cantidad y calidad de los alimentos. Un seguimiento de la dieta posterior a una cirugía bariátrica puede ayudar a las personas a  adelgazar en términos seguros.

Envíe sus dudas a: [email protected]

Te puede interesar