VIVIR mejor

Un desayuno 10

VIVIR mejor

Nutrición

Un desayuno 10

El desayuno activa el cuerpo durante la mañana.
photo_cameraEl desayuno activa el cuerpo durante la mañana.
¿Qué alimentos convierten al desayuno en una comida saludable?
 

El desayuno ideal es fácil de aplicar si combinamos alimentos de cuatro grupos básicos como lácteos, cereales, frutas y grasas saludables, en una cantidad tal, que representen aproximadamente, la cuarta parte de nuestra alimentación diaria. 

El aporte de energía y nutrientes que hace la primera comida del día es importante para  el correcto funcionamiento del organismo,  y es que los primeros alimentos ingeridos tienen la función de completar las reservas de glicógeno, que proveerán de energía inmediata a los músculos después del ayuno nocturno. En este sentido, el desayuno está estrechamente vinculado con la obtención de un mejor rendimiento físico e intelectual aumentando la capacidad cognitiva, además, como apunta la evidencia más reciente, permite un mejor control del peso corporal.

La variedad de alimentos es clave, facilita sin duda el camino hacia el desayuno ideal, no obstante, es necesario planificar, especialmente para superar la falta de tiempo y las prisas, como principal obstáculo. Resultará útil conocer a priori los alimentos más acertados y basar los desayunos en ellos. 

Uno de éstos imprescindibles entre el desayuno y la media mañana son los productos elaborados con grano entero. Los panes, harinas y cereales integrales, que conservan su salvado tras la molienda de los granos, son una de las fuentes mas importantes de energía en forma de hidratos de carbono, rico en fibra y sustancias minerales como el selenio, el potasio y el magnesio. Normalmente podemos encontrarlos como alimentos individuales, tipo arroz integral, maíz, ó como ingredientes (harinas integrales de trigo, maíz, centeno, avena). Algunas de las opciones más saludables de este grupo para los desayunos son los panes artesanos integrales, las tostadas o los cereales integrales fríos o calientes. 

El segundo grupo de alimentos y seguramente el más representativo del desayuno clásico, son los lácteos. Estos productos aportan proteínas de alto valor biológico, además de calcio, hierro y zinc. Debe incorporarse al menos un alimento de este tipo, leche, bebidas lácteas fermentadas, yogures ó quesos para que un desayuno sea completo, recordando que no tienen que ser necesariamente desnatados, si no más bien adaptados a los requerimientos especiales de cada persona (niños y adolescentes siempre lácteos enteros, adultos con patología cardiovascular o con sobrepeso, mejor las opciones desnatadas).  El yogurt es un clásico del desayuno saludable, ayuda la digestión, brinda saciedad para evitar picoteos y refuerza el sistema de defensas desde la primera hora del día. 

Frutas y vegetales frescos o congelados, zumos de fruta sin azúcar añadido, batidos de frutas y vegetales, zumo de tomate y hortalizas para aderezar o rellenar bocadillos suman bioactivos al desayuno. Las frutas son un alimento excelente que no debemos dejar pasar, aseguran aportes adecuados de vitamina C, entre otras vitaminas, y comerlas además a primera hora favorece el funcionamiento digestivo. 

Para finalizar es recomendable encajar en los desayunos alimentos con grasas saludables y que incluso aporten proteínas de buena calidad. Las opciones van desde huevo, atún y legumbres con un poco de aceite de oliva, frutos secos, aguacate ó semillas (lino, girasol, calabaza..). 

Un desayuno completo y saludable, bajo en azúcares simples y rico en fibra, en proteínas y grasas saludables, es una combinación beneficiosa para la salud que ayuda a sentirnos más activos.

Envíe sus dudas a: 

[email protected]