VIVIR mejor

Virus rico, virus pobre

VIVIR mejor

Salud

Virus rico, virus pobre

Un hombre se cubre con una mascarilla para prevenir el contagio de virus. (Foto: Unsplash)
photo_cameraUn hombre se cubre con una mascarilla para prevenir el contagio de virus. (Foto: Unsplash)
La epidemia del coronavirus, como ha ocurrido en el pasado con otras, está sirviendo para arruinar a unos y enriquecer a otros

Hoy parafraseamos el título de aquella famosa serie de televisión de los 70, que entre cosas sirvió para convertir  a Nick Nolte en rutilante estrella televisiva y cinematográfica. Asimismo, descubrimos la quintaesencia de la maldad en el personaje tuerto de Falconetti, encarnado por el prolífico actor William Smith. Lo hacemos con toda la intención, después de reflexionar sobre lo que está ocurriendo a nivel planetario con la epidemia de neumonía por el coronavirus de Wuhan (2019-nCoV). Esta epidemia, como ha ocurrido en el pasado con otras, está sirviendo para arruinar a unos y enriquecer a otros.

Entre los últimos, la demanda de mascarillas desechables ha disparado inesperadamente los ingresos de sus fabricantes y vendedores, algo similar a lo acontecido con los productores de las soluciones desinfectantes que se pusieron de moda a raíz de las recomendaciones sanitarias en los tiempos de la denominada gripe A. Y qué decir del famoso Tamiflu (Osetalmivir), un fármaco para contrarrestar los síntomas gripales y que algunos expertos calificaron como la mayor estafa de la Historia. 

Todos recordaremos lo que representaron las amenazas de la gripe aviar (algunas cepas capaces de infectar a humanos y a cerdos) y sus resultados catastróficos para la industria avícola (140 millones de aves sacrificadas en 2005), la gripe porcina (casos esporádicos transmitidos a humanos) para su sector productivo específico o la llamada enfermedad de las vacas locas para las explotaciones y la producción de vacuno y sus derivados. 

En el 2003, la economía china se vio azotada por una epidemia originada por otro coronavirus que provocaba infecciones respiratorias y neumonías. Fue el SARS Co-V, responsable de Síndrome Respiratorio Agudo Grave, con una mortalidad de alrededor del 18%. Tan sólo en el gigante asiático, las perdidas económicas estimadas alcanzaron entre 12.3 y 28.4 billones de dólares, con una reducción del 1% de su producto interior bruto (PIB). En el caso de la gripe A (H5N1), donde la gestión sanitaria resultó más eficaz, las pérdidas se limitaron a unos 5.6 millones de dólares. 

Expertos en economía de la salud estiman que la actual epidemia de Wuhan supondrá pérdidas similares a las ocasionadas por el SARS en 2003. En el caso de la gripe, los expertos confirman que puede resultar más letal que la infección por el coronavirus. Más concretamente en nuestro país, y a pesar de las campañas de vacunación de cada año, la mortalidad por la gripe ha alcanzado el 11.5% entre los casos graves hospitalizados, el 76% de los mismos en mayores de 64 años y el 63% de sexo masculino. Según datos del 2017, los costes de la gripe en España ocasionaron unas pérdidas entorno a los 1520 millones de euros, solamente en lo que a incapacidad laboral se refiere. A esta factura habría que sumarle el coste de la atención sanitaria, las vacunas, la medicación y las hospitalizaciones, considerando que cuánto mayor sea la gravedad clínica y sus complicaciones, mayor será también el gasto.

 ¿Y qué decir de otro tipo de costes no calculables? Como el miedo y la ignorancia se propagan en nuestra sociedad  a una mayor velocidad que el más contagioso de los virus, somos testigos de comportamientos xenófobos y racistas más que reprobables, que tienen como objetivo prójimos pertenecientes a la etnia china, sin importar siquiera que su apariencia física sea la única característica en común compartida con sus ancestros, pues muchos han nacido en España que ni siquiera han visitado el país de sus antepasados. Afortunadamente, no estamos en el medievo, ni esta epidemia es la Peste Negra.