Las autoridades decidieron desalojar la localidad de La Restinga como medida de precaución

La amenaza de otra erupción lleva la alerta roja a El Hierro

Vecinos de La Restinga aguardan en el campo de fútbol de la localidad a ser evacuados. (Foto: CRISTÓBAL GARCÍA)
La tranquilidad que ayer por la mañana reinó en la zona de La Restinga, en el municipio herreño de El Pinar, se convirtió en solo unas horas en alarma ante la posibilidad de que se produzca una nueva erupción volcánica en las cercanías de este pueblo pesquero, que fue desalojado como medida preventiva.
Pasado el mediodía de ayer, las autoridades decidieron elevar a rojo el semáforo de riesgo volcánico en la zona de La Restinga ante la previsión de un nueva erupción, después de que en la madrugada del lunes se detectó la primera a cinco kilómetros de la costa y a unos mil metros de profundidad bajo el Mar de Las Calmas.

De esta primera erupción la población no se enteró y fueron los expertos los que la advirtieron mediante una señal de tremor (un temblor continuo provocado por el movimiento del magma hacia la superficie), que al parecer se intensificó en las últimas horas, lo que hace predecir otra salida de magma, esta vez más cerca de la costa.

La población de La Restinga recibió con sorpresa la orden preventiva de desalojo pero en poco más de cuatro horas, el pueblo, en el que viven medio millar de habitantes, quedó vacío.


PREOCUPACIÓN Y MIEDO

La mayoría de los desalojados fueron a casas de familiares o a otros domicilios que poseen en El Pinar y sólo precisaron ser reubicados unas 60 personas en la residencia de estudiantes de Valverde, según manifestó el alcalde de este municipio creado hace cuatro años.

En esta ocasión, los vecinos de La Restinga sí mostraron preocupación y miedo, y los empresarios de la zona, dedicados especialmente a la restauración y al buceo deportivo, expresaron su temor por la repercusión que para sus negocios puede suponer esta nueva incidencia en este fenómeno sísmico que desde el mes de julio se registra en la isla.

Es el caso de la dueña de uno de los restaurantes más conocidos de la zona a la que el desalojo la cogió preparando las comidas para varios grupos de turistas y después se preguntó quién asumirá los gastos por el cierre de su negocio. El alcalde de El Pinar destacó que el desalojo fue ejemplar y muy pocos vecinos se resistieron a abandonar sus domicilios. Por su parte, el director general de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias, Juan Manuel Santana, explicó que la alerta roja solo es el municipio de La Restinga y prefirió hablar de 'traslado preventivo' antes que de evacuación porque, añadió, la situación puede cambiar con el curso de las horas.

Los equipos de Instituto Geográfico Nacional y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas desplazados en la isla detectaron señales que indican que podría producirse una nueva erupción en aguas más superficiales y cercanas a la costa, donde la irrupción del magma podría provocar explosiones. '¿Dónde va a ser exactamente? Todavía no sabemos. Pero cercana a la costa y con menor profundidad', ha apuntado Santana.

Por su parte, el presidente del Cabildo de El Hierro, Alpidio Armas, insistió en La Restinga, que se trasladó a la población para garantizar su seguridad ante una posible erupción. 'Lo que se desconoce es cuándo saldrá, dónde y la virulencia', indicó.

Te puede interesar
Más en Sociedad