Sociedad

Una bacteria, causante de la muerte de ciervos en Zamora

Sociedad

Badiola atribuye la aparición de esta enfermedad a los cambios bruscos de las temperaturas

Una bacteria, causante de la muerte de ciervos en Zamora

La pasteurelosis, una enfermedad originada por una bacteria 'comensal', que reside de manera habitual en el tracto respiratorio de los animales, es la causa de la muerte de más de cien ciervos registrada en los últimos días en las provincias de Zamora y León. Así lo confirmaron ayer fuentes de la Junta de Castilla y León mediante un comunicado, en el que adelantaron que se adoptarán medidas en función del informe sobre el fallecimiento de los animales elaborado por el Centro Nacional de Veterinaria de Algete (Madrid) y remitido ayer a la Consejería de Agricultura y Ganadería.
La muerte de los ciervos se inició en la reserva de caza de la Sierra de la Culebra y se ha extendido a 21 cotos privados de la provincia, algunos de ellos limítrofes con Portugal, y a la Sierra de la Cabrera en la provincia de León.



EL 2% DE LA CABAÑA

Se calcula que cerca del dos por ciento de la población de ciervos de Zamora, un total de 95 ejemplares de entre 4.000 y 5.000 que habitan los cotos y las reservas de caza de la provincia zamorana, ha muerto en los últimos días a causa de la enfermedad, según datos aportados por el Ejecutivo autonómico el pasado viernes, que incluyeron también el fallecimiento de diez animales en León.

Una vez desvelado el origen de las muertes, se han sucedido las reacciones de expertos y representantes de organizaciones agrarias acerca de las repercusiones de la enfermedad.

El presidente del Consejo General de Veterinarios de España, Juan José Badiola, dijo que 'con toda probabilidad' la muerte por Pasteurelosis se ha desencadenado por los cambios tan bruscos de temperaturas registrados en las últimas semanas. Badiola explicó que esta enfermedad está causada por una bacteria común denominada 'Pasteurella', que habita en el aparato respiratorio de los rumiantes domésticos y salvajes y que en ocasiones, cuando se multiplica, les puede originar la muerte, como ha sido el caso de estos ciervos, una especie 'especialmente sensible' a esta enfermedad, según apuntó Badiola.

La 'pasteurella' es una bacteria que está ahí, vive habitualmente en el aparato respiratorio de los animales, y 'lo que pasa es que ante una bajada de defensas por una diferencia drástica de temperaturas en poco tiempo, como es el día y la noche, ésta empieza a multiplicarse de forma muy elevada; es cuestión de horas'.

Más en Sociedad