La celidonia menor, la hierba de las almorranas

Celidonia menor.
photo_camera Celidonia menor.

Ranunculus ficaria, también conocida con el nombre científico de Ficaria verna, y conocida en castellano como celidonia menor, cotel,  ficaria, hierba centella, hierba de las almorranas o morronera, es una  pequeña planta herbácea perenne, perteneciente a la familia de las  Ranunculáceas, originaria de Europa y Asia Occidental, y  naturalizada en muchas regiones de Norteamérica donde es  considerada una especie invasora. Está distribuida por toda Galicia,  donde se le conoce con los nombres de herba das almorráns, herba  hemorroidal o herba das anadas. 

Etimológicamente su nombre genérico Ranunculus deriva del latín y  significa “rana”, haciendo referencia, según Plinio el Viejo, al hecho  de que muchas especies de este género habitan zonas húmedas y  sombrías, hábitat natural de dichos anfibios. El epíteto ficaria deriva  del latín ficus, que significa “higo”, haciendo con ello referencia al  parecido de las zonas tuberosas subterráneas de la planta con higos  pequeños. 

Sus raíces, de color blanquecino, son de dos tipos: unas tuberosas,  gruesas y fusiformes, y otras fibrosas y pequeñas. En las estaciones  adversas esos tubérculos subterráneos dan origen a nuevos tallos,  hojas y flores. Sus delicados tallos pueden ser erectos o postrados.  Sus hojas, largamente pecioladas, son carnosas, ovaladas de base  acorazonada, con borde entero o suavemente festoneado, de color  verde oscuro brillante por la parte superior y mate por la inferior, a  menudo con manchas blancas o moradas. Sus flores hermafroditas, solitarias y situadas en el ápice de tallos arqueados y carnosos, tienen de tres a cuatro sépalos verde amarillentos y membranosos, y de siete a catorce pétalos de color amarillo brillante, en ocasiones con una  tonalidad marrón. Poseen numerosos estambres dispuestos en  círculo, rodeando a un grupo de pistilos oviformes. Sus frutos  dispuestos en un capítulo más o menos globoso, son ovoides, lisos,  terminados en un corto pico y contienen una sola semilla. Florece  muy temprano, pudiendo verse ya desde el mes de enero a mayo,  normalmente en terrenos húmedos, sombreados y ricos en nutrientes,  tales como pastizales, riberas de acequias, ríos o regueros, y bosques  de hayedos, robles, etc., tanto en substratos ácidos como alcalinos 

Su uso terapéutico se conoce ya desde la antigüedad. Así, el médico  y botánico de la Grecia romana Pedanio Dioscórides Anazarbeo, afirmaba que la celidonia menor era eficaz contra la sarna. Por sus propiedades vaso constrictoras y hemostáticas se utilizan, mediante aplicación externa bien tintura, ungüento o baños, para combatir las  hemorroides y almorranas; su uso interno está desaconsejado debido  a su contenido en sustancias tóxicas, tales como saponinas. Se ha utilizado contra el escorbuto por el alto contenido en vitamina C de  sus hojas. Tiene, asimismo, propiedades astringentes y lenitivas. Para  todos estos usos, la planta debe recogerse en floración y secarse a la  sombra. 

Se emplea también en jardinería como planta ornamental en bordes  de estanques o para formar tapices que cubren el suelo. Sus hojas  cuando son jóvenes y, por tanto, tiernas se pueden consumir en ensaladas, teniendo en cuenta que cuando la planta fructifica se convierten en venenosas, tanto para los hombres como para los  animales, pudiendo producir vómitos, náuseas y diarreas. Solamente,  una vez cocidas pierden este efecto. Además, la planta libera una  sustancia que es irritante pudiendo producir dermatitis. 

La planta se puede reproducir sexualmente gracias a las semillas o,  también, por propagación vegetativa través de la separación de sus  tubérculos, bien por acción humana o por la acción de las aguas en  zonas con depósitos aluviales que periódicamente se inundan por las  crecidas de los ríos.

Te puede interesar
Más en Sociedad