Sociedad

No colapsen el tráfico en Abbey Road, por favor

Sociedad

papeles del rock

No colapsen el tráfico en Abbey Road, por favor

George Harrison, Ringo Starr, Paul McCartney y John Lennon en 1969.
photo_cameraGeorge Harrison, Ringo Starr, Paul McCartney y John Lennon en 1969.
Sin dejar de valorar su calidad, su originalidad y el talento que destila, no considero "Abbey Road" el mejor disco de los Beatles 

Durante este pasado verano, apostaría sin temor a equivocarme que el selfie, meme, foto de recuerdo de la visita a Londres del típico viaje de escapada de Semana Santa, viaje fin de carrera o de bodas más repetida fue el siguiente: atravesar el paso de cebra de Abbey Road ante los claxons de los miles de londinenses hartos de aguantar dia a día a los turistas beatlemanos parando el tráfico para emular a los de Liverpool en la archiconocida portada que por supuesto, no vamos a reproducir en este artículo. Estoy seguro de que todos ustedes están ya hartos de verla ¿verdad? 

No, en esta ocasión, yendo más allá de los tópicos, entiendo que merece la pena detenerse, dentro de este nuevo cincuentenario de una de esas obras discográficas que marcan época y que vuelven a situarse en el primer plano de la actualidad, hablar de ‘Abbey Road’ como de un disco que en este momento en el que se reedita conmemorando su medio siglo de vida, merece un análisis que no se detenga en la efeméride y/o que no sea una mera revisión elegíaca de un trabajo sin duda válido, creativo y lleno de calidad – estamos hablando de los Beatles ¿recuerdan?- pero en el que al calor del aniversario, se podría caer en una serie de lugares comunes, tópicos manoseados y sobre todo, opiniones y visiones para el público menos avezado o curioso en el mundo del rock que darían a mi juicio un carácter de obra maestra a "Abbey Road" que puede resultar como mínimo discutible. 

A la hora de referirme a acontecimientos históricos dentro de la música rock como el que nos ocupa hoy, siempre creo que es importante para entender el valor real de lo que estamos hablando, poner en contexto la situación social, cultural y musical en la que aparece el disco, compararlo con lo que estaba en ese momento en boga y tratar de apreciar si es justificada o no la opinión general que lo ha puesto en un lugar privilegiado de la historia. 

Si a este respecto nos referimos a "Abbey Road", sin dejar de valorar en ningún momento su calidad, su originalidad y el talento que destila, personalmente no lo considero el mejor disco de los Beatles. ¿Por qué? Fundamentalmente porque es un disco que como ya sucedía en su predecesor "The Beatles"de 1968, recopila una nutrida selección de canciones en las que dentro de un nivel general bastante alto, pero que muestran las capacidades y la creatividad de cada uno de los Beatles como compositor en solitario, que se demuestra bastante alta, obviamente, pero que ya no muestra a un grupo, a una banda de rock, a un colectivo. Salvo muy contadas excepciones, en "Abbey Road" cada canción es una creación bien de John Lennon, bien de Paul McCartney o bien de George Harrison, y repito de nuevo para que nadie malinterprete: son en su gran mayoría muy buenas canciones, pero que adolecen por un lado, de ese espíritu innovador, rupturista y revolucionario que caracterizó a "The Beatles". Por otro, es un disco que ya en ningún momento recrea, transmite o comunica esencia de grupo, de banda de rock´n´roll. 

Entre febrero y marzo de 1969, que es cuando se graba "Abbey Road", los Beatles ya son un grupo en fase progresiva de disolución, que ya estuvo a punto de anunciarse oficialmente en 1968, antes incluso de la salida a la venta del "The Beatles". Cabe añadir: de hecho, y a pesar de que en 1970 se editase "Let It Be", el verdadero último álbum de los Beatles será "Abbey Road", por cuanto las canciones de "Let it Be’"se grabaron en su integridad antes incluso de las del propio "Abbey Road". 

Justamente la mala experiencia que produjo en un grupo ya de por sí muy dividido, desmotivado y con la mirada a futuro puesta en otras cosas, fue la razón por la que en especial por parte de Paul McCartney, quien en ese momento aún creyó que los Beatles le daban una vuleta de tuerca más a su propia creatividad, aún existiría futuro para la banda. De manera que tras las tensas y desagradables sesiones de grabación para el álbum propuesto, "Get Back", que un año más tarde conoceríamos como "Let It Be", Paul McCartney sugirió al productor musical George Martin que el grupo se uniera y hiciera un álbum "como solíamos hacerlo”, es decir, tratando de abandonar la atmósfera de aislamiento, separación personal entre ellos y recelos, para superar esa etapa de frialdad y distanciamiento. 

Las primeras sesiones para "Abbey Road" comenzaron el 22 de febrero de 1969, solo tres semanas después de las sesiones de Get Back, en los Trident Studios. Allí, el grupo grabó una pista de acompañamiento para "I Want You (She's So Heavy)" con Billy Preston acompañándolos en el órgano Hammond. No hubo más grabaciones colectivas hasta abril debido a los compromisos de Ringo Starr en la película "The Magic Christian". La grabación se prolongó hasta el 6 de mayo y tras unas semanas de vacaciones, el trabajo se reanudó desde el 6 de julio al 1 de agosto. Las mezclas se llevaron a cabo durante todo agosto y la secuencia final del álbum tuvo lugar el 20 de agosto, la última vez que los cuatro Beatles estuvieron presentes en un estudio juntos. 

McCartney, Starr y Martin han compartido recuerdos positivos de las sesiones, aunque sin embargo según el autor Ian MacDonald, McCartney tuvo una dura discusión con Lennon durante las sesiones. La esposa de Lennon, Yoko Ono, se había convertido en una presencia permanente en las grabaciones de los Beatles y se había enfrentado con otros miembros. A mediados de la grabación en junio, Lennon y Ono estuvieron involucrados en un accidente automovilístico. Un médico le dijo a Ono que descansara en la cama, por lo que Lennon tenía uno instalado en el estudio para que pudiera observar el proceso de grabación desde allí. Todo ello reflejaba esa grieta interna que terminaría por romper definitivamente a los Beatles en abril de 1970. 

Nadie estaba seguro de que "Abbey Road" fuera a ser el último del grupo, aunque Harrison dijo que "parecía que estábamos llegando al final de la línea". Después de que se lanzó "Abbey Road", el proyecto "Get Back" (ahora retitulado "Let It Be") fue reexaminado, y el trabajo continuó en 1970. El resto, es decir, “Something”, “Come Together” o “Here Comes The Sun” es la historia que todos y todas ustedes conocen y que ahora tendrá la oportunidad de rememorar en esta edición 50 Aniversario. Quizá no sean los mejores Beatles, pero nunca es mal momento para volver a escucharlos.