ZONA VERDE

Cómo afectan las lluvias continuadas a los cultivos

Un cultivo anegado por el tren de borrascas sufrido en la provincia de Ourense.
photo_camera Un cultivo anegado por el tren de borrascas sufrido en la provincia de Ourense.
Descubre cómo dañan las lluvias continuadas los cultivos y cómo tratar de evitar que no causen la pérdida de la cosecha

Varias regiones de la provincia de Ourense han vivido estos días lluvias intensas provocadas el paso de sucesivas borrascas. Estas intensas lluvias han provocado inundaciones en varios campos de cultivo, afectando gravemente a la producción de los mismos. Puede parecer que las lluvias no dañan los cultivos, pues el agua se filtra por la tierra y solo se ahorra en riego, pero las lluvias continuadas puede tener un fuerte impacto en la cosecha.

Las lluvias tan continuadas como las se han vivido a lo largo del mes de abril y mayo, con escasos períodos soleados, han provocado anegaciones en varios puntos de la provincia, como por ejemplo, en Xinzo de Limia, donde los productores se encuentran preocupados por el futuro de sus cosechas. Las grandes cantidades de agua descargadas sobre el territorio ourensano provoca que la tierra se encharque, provocando que regiones del cultivo se ahoguen, muriendo sin remedio.

Intercaladas lluvias y calor

Las lluvias no solo afectan por encharcamiento. La lluvia puede ocasionar daños físicos cuando se trata de fuertes trombas de agua y lluvias continuadas. Además, estas semanas se intercalaron varios días de sol con altas temperaturas con las jornadas de borrasca, lo que fomenta la aparición de plagas, como enfermedades fúngicas, como pueden ser la roya, el oídio o el mildiu.

Cómo evitar las anegaciones

Para evitar las anegaciones es muy importante la plantación. Como si de una casa se tratase, hay que asentar bien los cimientos. Durante las labores de labranza, deberemos distribuir el marco de plantación de manera que los cultivos formen hileras con surcos entra una fila y la siguiente. Estos surcos deberán estar siempre libres, pues actuarán como escorrentías para mover el agua, alejándolo de nuestro cultivo.

Además, hay que evitar en la medida de lo posible trabajar con maquinarias pesadas, pues esto compacta el suelo, reduciendo su capacidad de absorción del agua.

Te puede interesar