Sociedad

Judit Mascó: 'Renuncie a ser una top porque no quise perder el control de mi vida'

Sociedad

Judit Mascó: 'Renuncie a ser una top porque no quise perder el control de mi vida'

A punto de cumplir 40 años, Judit Mascó intenta conciliar su nueva actividad como presentadora de televisión con el cuidado de sus cuatro hijas, pero no abandona la moda. En una nueva faceta, ahora presenta 'Modelo' (Ed. Planeta), un manual para las jóvenes que estén pensando en ejercer la profesión de modelo, escrito en un tono práctico, con recomendaciones para ellas y para sus padres, y plagado de anécdotas de su propia experiencia personal.
- ¿Cuál es el mejor camino para convertirse en modelo?

- Ir a una buena agencia de modelos, profesional, seria, acompañada de tus padres o tutores y buscar asesoramiento. A veces uno cree que puede ejercer esta profesión y el profesional que te atiende en esa agencia no lo ve así, no te encuentra preparada, con la edad o las características físicas necesarias, o te ve más para publicidad que para pasarela y te dirige a otra agencia especializada.



- ¿Qué debe saber una aspirante de los excesos del mundo de la moda, que personalizan Kate Moss y Naomi Campbell?

- Lo primero, que no todo es así. De hecho, el mundo de la moda no es así, excepto esas dos personas. Nadie puede encontrar un tercer nombre si se le pregunta. En mi libro reivindico a las miles de modelos que llenan las revistas o los catálogos de moda, tan habituales en países como EEUU, que no son famosas pero son las que están ahí, cada día.



- Pero es evidente que, en un mundo de excesos como el de la moda, hay peligros: la droga, el sexo...

- Los peligros existen, habría que ser muy tonto para pensar que no es así. Es muy fácil verlos, pero existe la opción personal de saber decir no a las drogas o al sexo utilizado como un supuesto método de trampolín profesional. A eso les advierto a las chicas que quieran ser modelos que deben siempre decir no.



- Linda Evangelista protagoniza en la actualidad la campaña de una famosa casa de cosméticos y, en general, parece que vuelven las super 'top models' de los noventa. ¿Por qué?

- Se debe a los movimientos cíclicos. La moda es así con las tendencias, con los looks. Hubo un momento en el que, hartos de los noventa, de los excesos, de los precios de determinadas modelos que se hicieron más famosas que los propios diseñadores, la moda dio un vuelco y se pasó al grunge, al despeinado, las ojeras, la androginia y el look enfermizo, con todo lo que ello conllevó con los problemas de anorexia. Ahora vuelven las ganas de ver mujeres de verdad, que saben moverse y mover las prendas, que son modelos completas en sí mismas. En España también ocurre. Modelos como Nieves Alvarez o Martina Klein, que hicieron un parón en su carrera y tuvieron hijos, hoy vuelven a trabajar más que nunca.



- En un momento dado de su carrera usted renunció a convertirse en una de esas top model. ¿Por qué?

- Yo ya trabajaba mucho e intuí lo que suponía convertirse en top model. No era nada malo, pero suponía no tener un control de mi vida, ni de mi agenda. Me encanta mi trabajo, pero me sigue gustando más mi vida personal.



- Tiene cuatro hijas. ¿Qué ocurriría si un día llega alguna y le dice 'mamá, quiero ser modelo'? ¿Le gustaría?

- No especialmente, ni sí ni no. Tendría que gustarle mucho y, sobre todo, insistir y demostrármelo, como hice yo con mis padres. Tendría que trabajárselo.



- En la actualidad presenta en La 2 un programa de salud, nutrición y deporte. Es usted uno de los pocos ejemplos de modelos que han reconducido su carrera hacia otro sector, en su caso la televisión, y sigue conservando el éxito.

- Me gusta mucho la televisión. Es un nuevo trabajo, con técnicas muy diferentes. Yo soy una persona muy comunicativa, lo que me ayudó cuando con trece años hice mis pinitos como modelo. Todos me decían que transmitía bien cuando miraba a la cámara y supongo que eso también me vale en este caso. Es mi nuevo reto y creo que encajo. No es nada fácil encontrar a una modelo en La 2 ¿ no?