Sociedad

Llegan a España los bebés nacidos de un vientre de alquiler en la India

Sociedad

Llegan a España los bebés nacidos de un vientre de alquiler en la India

Los bebés nacidos de un vientre de alquiler en la India han llegado esta noche con su madre a Asturias, después de más de dos meses de espera en el país asiático por dificultades con un trámite administrativo.

La madre, la asturiana Ana María Coto, y los dos bebés, Carmen y Lucas, han llegado al aeropuerto del Principado sobre las 22.30 horas, tras un viaje de casi veinte horas, procedentes de Bombay con escala en Amán y Barcelona.

El padre, José Luis Vidal, quien tuvo que regresar de la India por motivos laborales antes de solucionar el problema burocrático, corrió emocionado hacia su mujer en cuanto la vio detrás de las puertas de llegada de pasajeros.

Después de un emotivo abrazo, salieron de la mano con los dos pequeños, que iban en sendos canastos, y la abuela materna, que llegaba también de la India.

En la zona de salida de pasajeros aguardaban nerviosos decenas de familiares y amigos con globos con los nombres de los niños y pancartas en las que se podía leer: lo bueno tarda pero siempre llega.

La madre rompió a llorar emocionada cuando vio el caluroso recibimiento y la nutrida presencia de medios de comunicación, a los que agradeció la cobertura informativa de su caso.

Pese al cansancio acumulado, paró ante los medios para relatar su alegría por llegar a casa.

Dijo estar muy contenta, pero también muy cansada por la experiencia tan dura que ha vivido en las últimas semanas.

Los niños, nacidos el pasado 1 de julio, estaban retenidos desde entonces en territorio indio debido a un cambio en la legislación del país asiático pese a disponer ya de pasaporte español.

Los padres iniciaron el proceso en noviembre de 2012, cuando todavía no estaba en vigor la nueva legislación india.

La India fijó en junio el requisito de que el país de origen de las parejas que recurran a la maternidad subrogada -en este caso España- emitan un certificado oficial en el que se reconozca que se trata de una práctica legal en su territorio.

Las autoridades españolas alegaron que no podían emitir ese certificado por no tratarse de una práctica legal en España.

La embajada española en Nueva Delhi, no obstante, hizo llegar la semana pasada una carta oficial a las autoridades indias en la que expuso la necesidad de encontrar una solución desde el punto de vista jurídico para resolver el caso, algo que finalmente sucedió con la concesión de los visados a los bebés.