Sociedad

Lotería de Navidad: consejos para compartir un décimo y no acabar en el juzgado

Sociedad

Lotería de Navidad: consejos para compartir un décimo y no acabar en el juzgado

En algunas ocasiones, cuando hay ganancias, compartir un décimo puede ser un quebradero de cabeza que acaba en los tribunales

Compartir lotería es una tradición navideña más. Familia, amigos, compañeros de trabajo, conocidos... todos compartimos alguna participación comprada o regalada. Antes del sorteo todo son parabienes. Después viene la decepción del que pierde, la alegría de los pocos afortunados que ganan y, en algunas ocasiones, los problemas para repartir las ganancias.

Este año debido a las restricciones como consecuencia de la pandemia, muchas personas están comprando sus décimos online, en lugar de acudir a una administración a comprar un décimo en papel.

  • Asegúrate de que compras el boleto solamente en páginas oficiales de una administración de lotería autorizada.
  • También puedes hacerlo directamente en la web de loterías y apuestas del Estado. En ese caso deberás elegir un punto de venta asociado, que puede ser cualquiera de las administraciones de lotería que hay en España.
  • Al comprar online recibirás un comprobante electrónico de los décimos adquiridos: ese documento electrónico tiene la misma validez legal que el décimo en papel y acredita que eres el propietario del décimo. Los décimos originales se depositan en la caja fuerte de la administración de lotería.

 Participaciones, mejor por escrito


Para evitar eso del que parte y reparte se queda con la mejor parte y compartir sin líos, toma en cuenta estos consejos:

  • Un décimo de Lotería es un documento al portador y, en principio, el premio lo recibe quien lo tiene en su poder.
  • Si compartes lotería, basta con que el depositario del décimo lo fotocopie y entregue a cada participante una copia firmada (con el nombre y el DNI del depositario) en la que se indique que tal persona juega en ese número, serie, fracción y sorteo, una cantidad de euros determinada.
  • También se suele enviar una foto del décimo por email o por WhatsApp. Los wasaps pueden ser una prueba, siempre y cuando aparezcan los datos del depositario, los participantes y la participación de cada uno. No obstante, si la otra parte impugna esa prueba por considerar que se ha manipulado, habría que demostrarlo.

Hasta que la lotería nos separe


A veces un miembro de la pareja decide cobrar por su cuenta el décimo y no compartir las ganancias. Es un conflicto bastante común en situaciones de ruptura. Es conveniente saber que:

  • Si el matrimonio es en gananciales, se reparte el 50% para cada uno.
  • Por el contrario si el régimen económico es de separación de bienes, el premio es del que lo ha comprado, salvo que se pueda acreditar que se ha comprado a medias.

Si te roban o pierdes el número...


En caso de pérdida o robo del décimo es fundamental denunciarlo ante la Policía Nacional o Guardia Civil del lugar donde ocurrió el hecho. En la denuncia debes hacer constar el mayor número de datos posible y todas las circunstancias del hecho, aportar posibles pruebas —fotos o fotocopias del décimo—, identificando claramente el documento número, serie y fracción. Además, hay que comunicar por escrito el hecho al organismo Loterías y Apuestas del Estado. Con la denuncia se puede paralizar el pago hasta que el juez resuelva quién es el verdadero dueño.


¿Dónde y cómo cobrar el premio?


A la hora de cobrar un premio compartido hay que identificar en el banco a cada ganador y su porcentaje de participación. Una vez hecho esto, los bancos pueden abonar el premio entero (después de descontar el importe por el cuál se tributa) en la cuenta de la persona que ya es titular de una cuenta en ese banco y que después repartirá según lo convenido. El mínimo por el cual se tributa este año 2020 se ha fijado en 40.000 euros.

Nunca debes cobrarlo todo uno sin identificar a los otros participantes, ya que al repartirlo puede parecer que está donando el dinero, lo que obligaría al pago del impuesto de donaciones.

Si el premio es inferior a 2.000 euros podrás cobrarlo en cualquier punto de venta de la red de Loterías. A partir de esa cifra deberás cobrarlo en una de las entidades bancarias colaboradoras, que puede encontrar en la web de Loterías y Apuestas del Estado. Estos bancos no podrán cobrar ninguna comisión, ni exigir contraprestación. 

Si el décimo es compartido, hay que tener en cuenta que Hacienda retiene automáticamente el 20% de la parte del premio que exceda del mínimo exento de 40.000 euros por cada décimo, no por cada persona agraciada. Es decir, se descuenta el impuesto y después se reparte la cantidad neta entre los partícipes. El premio no se declara en el IRPF, los rendimientos que genere, sí.


¿Y si compré el décimo online?


Si has comprado el décimo premiado por Internet, y el premio es inferior a 2.000 euros, te ingresarán el importe de manera automática en tu cuenta de usuario: posteriormente podrás transferirlo a la cuenta bancaria que desees.

Los premios superiores a 2.000 euros, aunque los compraras online, solo es posible cobrarlos en una entidad bancaria que sea colaboradora de Loterías y Apuestas del Estado. Para ello deberás ponerte en contacto con la administración de loterías en la que está depositado tu décimo premiado, ya que será necesario que acredites la identidad.

En resumen, hay 6 claves principales para evitar problemas:

  • Guarda tus décimos y haz fotocopias del anverso y del reverso.
  • Si compartes décimos, hazlo constar por escrito o en un soporte duradero; las palabras se las lleva el viento y en caso de conflicto no sirven como prueba.
  • Si encargas o intercambias décimos enteros, procura recogerlos y pagarlos antes del sorteo.
  • Si se pierde el número, denuncia en Comisaría y en Loterías y Apuestas del Estado.
  • Si el décimo se estropea, por ejemplo porque se cuela en la lavadora, hay que enviarlo a la Sociedad Estatal Loterías y Apuestas del Estado, que determinará si se puede cobrar el premio. Y si está muy irreconocible, será la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre la que se pronuncie. En esos casos, no intentes recomponerlo y entrégalo en un sobre de plástico.
  • Y en el peor de los casos… Los tribunales atienden a otras pruebas para dictar el abono del premio: el hecho de que nadie lo reclame, el análisis de los fragmentos, el testimonio del vendedor…

Te puede interesar