Sociedad

El peso en la primera infancia influye en la salud pulmonar

Sociedad

Vivir Mejor

El peso en la primera infancia influye en la salud pulmonar

Las trayectorias de IMC en la primera infancia son una herramienta útil para identificar patrones de enfermedades respiratorias

El peso en los primeros años de vida puede afectar la salud pulmonar en la niñez, según un estudio del Instituto de Salud Global de Barcelona, que analizó la evolución del índice de masa corporal de más de 1.200 niños desde su nacimiento hasta los 4 años y su relación con la función pulmonar a los siete años.

Según el estudio, publicado en la revista European Respiratory Journal, los niños y las niñas que muestran un crecimiento acelerado del IMC hasta los cuatro años tienen una función pulmonar más elevada a los siete años, aunque también presentan limitación del flujo de aire.

Gabriela P. Peralta, investigadora del ISGlobal, recuerda que la primera infancia es un período clave para el desarrollo de la función pulmonar y que ya hay estudios que han relacionado el peso en los primeros años de vida con la salud pulmonar en la infancia y la niñez.

"Estas investigaciones presentan ciertas limitaciones en cuanto a la definición del aumento de peso ya que la mayoría solo consideraba la diferencia de peso entre dos edades, sin tener en cuenta la trayectoria, por lo que nos planteamos realizar una nueva investigación", precisa Peralta, primera autora del estudio.

"Por un lado, identificamos y clasificamos las trayectorias del IMC de los niños y niñas desde el nacimiento hasta los cuatro años en cinco categorías. Estas trayectorias diferían en el peso al nacer, más bajo, medio o más alto, y en la velocidad de ganancia del IMC, más lento o acelerado", apunta Peralta.

Los investigadores relacionaron estas trayectorias del IMC con la función pulmonar, que fue medida por espirometría cuando los niños tenían siete años. Los resultados mostraron que los niños con aumento acelerado del IMC hasta los cuatro años, independientemente del peso al nacer, tenían una función pulmonar más alta a los siete años, pero mostraban una limitación del flujo de aire, que indica dificultades al respirar cuando se expulsa el aire de los pulmones. Por el contrario, los niños y niñas con un peso más bajo al nacer y un aumento más lento del IMC en la primera infancia presentaban una función pulmonar más baja a los siete años.

Maribel Casas, investigadora de ISGlobal y co-coordinadora de la investigación, destaca que "los hallazgos del estudio tienen implicaciones importantes para la investigación y la salud pública" y revela que "las trayectorias de IMC en la primera infancia son una herramienta útil para identificar patrones de crecimiento asociados a una mala salud respiratoria".

"De esta manera, añade García-Aymerich, las estrategias de salud pública que apuntan a reducir los problemas de salud respiratoria podrían necesitar enfocarse en el crecimiento del peso temprano".