Tecnología

Oxford, Harvard y otras 30 entidades coordinan sus bases de datos

Tecnología

WWW.ISACOMMONS.ORG

Oxford, Harvard y otras 30 entidades coordinan sus bases de datos

Investigadores de la Universidad de Oxford (Reino Unido) y el Harvard Stem Cell Institute (HSCI) de la Universidad de Harvard (EE.UU.), junto a 50 colaboradores de más de 30 organizaciones científicas de todo el mundo, han acordado coordinar sus bases de datos en campos que van desde la genética a los estudios ambientales.

El informe ha sido publicado en la revista 'Nature Genetics'. El nuevo estándar -cuyos datos se pueden encontrar en ISA Commons (www.isacommons.org)- proporciona una herramienta para que los científicos de campos dispares puedan coordinar sus resultados, permitiéndoles así combinar datos procedentes de las montañas de datos producidas por la tecnología moderna.

'Ahora estamos trabajando juntos con el fin de proporcionar los medios para gestionar estas enormes cantidades de datos -de otro modo incompatibles- que van desde la biomedicina a la ciencia del medio ambiente', explica la doctora Susanna-Assunta Sansone, directora del equipo de la Universidad de Oxford.

Los datos de esta nueva norma también se están utilizando en la la Escuela de Salud Pública de Harvard, a través del proyecto HMS LINCS (Library of Integrated Network-based Cellular Signaturas), dirigido por los profesores Peter Sorger y Timothy Mitchison.

'Un ejemplo de cómo funciona esta norma en el Harvard Stem Cell Institute, es que ahora podemos encontrar una relación entre los experimentos con células madre normales de la sangre en los peces y los cánceres en los niños', afirma Winston Hide, director del nuevo Centro Bioinformático de Células Madre, del HSCI, y profesor asociado del Departamento de Bioinformática en la Escuela de Salud Pública de Harvard.

Según los autores, era necesario establecer normas comunes de información, debido al tsunami de datos y tecnologías que baña a las ciencias. 'Lo que me parecen más potente de este esfuerzo es que ahora los pequeños grupos de investigación pueden comenzar a almacenar datos de laboratorio usando este marco, cumpliendo con las normas de la comunidad, sin la necesidad de un apoyo bioinformático propio', afirma el doctor Jules Griffin, de la Universidad de Cambridge.

'Lo que nos gusta es su carácter unificador a través de diferentes campos de las biociencias y las instituciones', añade el doctor Christoph Steinbeck, del Instituto Europeo de Bioinformática.