Tecnología

“Sentenials", el bum del comercio electrónico

Tecnología

El experto digital

“Sentenials", el bum del comercio electrónico

El miedo al contagio ha provocado un crecimiento del canal on line de grupos de población más mayores

El cuarenta por ciento de los hogares que comenzaron a hacer la compra por internet durante la pandemia está compuesto por mayores de 54 años, según datos de la consultora Nielsen. Si bien en nuestros manuales de marketing digital se decía que la segmentación de público rentable para el canal online eran los jóvenes tecnológicamente preparados, el miedo al contagio ha provocado un crecimiento en el uso de este canal en grupos de población más mayores.

El mercado de la publicidad online ha comenzado a llamarles “Sentennials” o “Silver surfers”, y cuando un segmento de población recibe un nombre concreto es que es un conjunto interesante para las marcas. En el mundo hace 30 años este nicho poblacional era de 275 millones de personas, hoy se ha duplicado llegando a los 600 millones y se espera que en 10 años sean más de 1.000 millones de personas las que compongan esta generación "sentennial". Un conjunto en crecimiento con hijos independientes y que cuenta con más tiempo para ellos mismos. Así, se convierten en un grupo de consumidores muy atractivo.

El interés de las marcas en estos silvers radica en que, aunque tienen más de 55 años, no son tan mayores porque son completamente activos, salen de viaje, compran, corren, les gusta salir a cenar, ir al cine, tienen un smartphone, wasapean y comienzan a ser muy activos en las redes sociales. Estos tres últimos puntos, son las claves para un cliente online.

El eCommerce

Las personas maduras ya eran un gran público descubierto por las marcas hace tiempo en el canal offline, creando incluso una auténtica y revolucionaria economía "silver". Evitar las visitas a las tiendas y supermercados ha sido una obligación para los mayores. Los "sentennials" han estado confinados en sus casas durante mucho tiempo, pero sus ganas de vivir, de comunicarse, de conectar con su familia y de disfrutar no habían desaparecido. Un poco de ayuda de los hijos en esas videoconferencias diarias que todos hemos tenido y al alto incremento de la oferta de productos online del comercio de proximidad han sido el auténtico caldo de cultivo para su salto al comercio digital.

Cada día la tecnología es más amigable para los usuarios, ya no es necesario ser un experto para convertirse en un cliente digital. Los smartphones han derribado la barrera tecnológica y han sido otro de los facilitadores en la entrada de los "silvers" en el eCommerce. Pero ojo, nuestros activos digitales y todo el viaje del cliente deben adaptarse al máximo a nuestros públicos. Si hemos conseguido llegar a estos primíparos digitales deberemos analizar su comportamiento y rediseñar los procesos para que su viaje sea lo más cómodo y enfocado a la conversión posible.

Se tratan de excelentes consumidores y muy leales que encuentran la satisfacción en el valor añadido y en los detalles, más que en el precio o la oferta concreta. Por tanto, las estrategias de fidelización se tornan en indispensables en estos momentos. Además de ser neófitos, su fidelización, su recurrencia a la compra, no es similar a la de otro tipo de generaciones. La madurez les ha permitido acumular experiencia, lo que les aporta una gran capacidad crítica. Son públicos muy sociales que agradecen los mensajes cercanos, buscan la confianza con el interlocutor, rapidez y un trato muy personal. Si su experiencia es positiva recomendarán a todos sus contactos las bondades del producto o servicio contratado, por lo que son grandes prescriptores. En resumen, clientes más fieles y rentables para las empresas.

Piensa que el futuro del comercio online puede estar en la gente con pasado y experiencia offline.