Tendencias

#36DaysOfType | Déjate atrapar por el delicioso abecedario de la celanovesa Cristal Reza

Tendencias

Diseño gráfico

#36DaysOfType | Déjate atrapar por el delicioso abecedario de la celanovesa Cristal Reza

Una muestra de las letras creadas por Cristal Reza para el reto #36DaysOfType. (Fuente: Instagram / @cristalrc)
photo_camera Una muestra de las letras creadas por Cristal Reza para el reto #36DaysOfType. (Fuente: Instagram / @cristalrc)

Mitad terapia y mitad experimento, la diseñadora gráfica ourensana ha completado con nota el desafío tipográfico favorito de muchos ilustradores

Dibujar las letras del abecedario tiene mucho de juego infantil, de esos momentos en los que no levantábamos un palmo del suelo y pintar una “A” sin salirnos de la línea era todo un reto. Algo de este espíritu hay en el reto 36 Days of Type, un desafío viral para ilustradores y creativos que nació hace seis años y propone reinterpretar el abecedario y los números del 1 al 9 insuflándoles estilo personal.

La edición de 2020 ha terminado hace apenas unos días, y hemos visto como algunos han tirado hacia la mímica, otros convierten cada letra en un animal... y después está la diseñadora gráfica celanovesa Cristal Reza, que ha aprovechado la oportunidad para dejar explotar su imaginación y experimentar con volúmenes en tres dimensiones y texturas imposibles.

“Quise que cada letra fuera muy distinta de la siguiente” apunta la artista afincada en Madrid, que ha logrado completar el desafío por primera vez. “El año pasado hice alguna letra, pero este año coincidió con el inicio del confinamiento, el trabajo se paralizó y decidí hacerlo: es una buena forma de practicar disciplinas nuevas”, explica Reza. 

El resultado de este enfoque es un auténtico despliegue de creatividad. El abecedario va desde una divertida “K” karateka hasta una peluda “U” que se prepara para una clase de zumba. Cada letra supone un juego con el concepto -una “T” de tela que se cose a sí misma, una “F” de fiesta que es todo purpurina y buen rollo-, aunque algunas están ancladas a la realidad inmediata: la “V” de virus, la “J” de jabón o la “I” de investigación son algunos ejemplos.

“Me ha servido como terapia para soportar el confinamiento”, confiesa la celanovesa, para quien este ejercicio combina aprendizaje, trabajo y pasión. En su gremio, además, es importante estar actualizada y tener presencia en redes sociales para atraer clientes. “Este desafío me ha ayudado, también, a ser constante a la hora de publicar, y sí he visto cómo aumentaban mis seguidores”, apunta Reza.

Mirando hacia el futuro, la diseñadora gráfica ya piensa en el año que viene: “si puedo, sí quiero repetir: ya tengo pensado el tema, intentaré hacerlas todas en minúscula y que se conecten unas con otras”, adelanta. En su voz brilla la emoción chispeante del creativo, del niño que pinta con orgullo una “Z” colorida.