La Región

MÚSICA

Las peores puntuaciones de España en Eurovisión

Las actuaciones de los artistas españoles en el festival musical no pasan desapercibidas. Lydia, Remedio Amaya o D´Nash dejan un vil registro en el certamen

Lydia en 1999 en el Festival de Eurovisión en Jerusalén.
Lydia en 1999 en el Festival de Eurovisión en Jerusalén.
Las peores puntuaciones de España en Eurovisión

España pertenece al grupo selecto de "Big Five", con Gran Bretaña, Italia, Francia y Alemania, en el festival de Eurovisión. La música española ha participado 58 veces, solamente con dos victorias y muchos resultados que han dejado las canciones que nos representaban en los últimos puestos.

Manel Navarro, en 2017, consiguió 5 puntos con su tema Do it for your lover. La canción no convenció al público eurovisivo, y el gallo que se le escapó al cantante, mucho menos. 

En 2013, el Sueño de Morfeo representó en el escenario Contigo hasta el final. Al final, Laura de Rosario y su grupo consiguieron 23 puntos, quedando en el penúltimo lugar.

"Que me quiten lo bailao", pensó Lucía Peréz después de actuar en Düsseldorf. Había conseguido el sueño de cantar en un festival importante. Lejos de su ser su mejor actuación, el antepenúltimo puesto con 50 puntos entra en las peores representaciones de la historia de España.

Del "poyeya" a la Noche es Para Mi. La despampanente cantenta de Barcelona mezcló español e inglés en su actuación. No sabemos si fue eso por eso, o por la complicada coreografía o incluso las transparencias de su vestido. Lo cierto es que quedó en el antepenúltimo lugar.

43 puntos y un cuarto puesto por la cola. I love you mi vida y una puesta en escena pura español. Cuatro cantantes, dos timbales y dos chicas tocando. Si la apariencia es lo que vende, D´Nash no vendió nada.

El original vestido arcoiris fue toda una revolución. La canción de Lydia no tanto. En Jerusalén, muchos países decidieron que el No quiero escuchar interpretado por la artista se merecía el último lugar.

Las dificultades del traductor para proponer un título en inglés de ¿Quién maneja mi barca? fue toda una odisea. La canción, en fin, último puesto con tan sólo 1 punto. El pero registro de España en sus 58 actuaciones.

Con Braulio, Sobraron las palabras. Penúltimo puesto del festival en 1976.

Por su parte, Conchista Bautista era la belle surprise del festival. Sin embargo, la sorpresa de la jornada final fueron los 0 puntos que consiguió. Pero no fue la única. Pensó ¡Qué bueno, qué bueno! Quedó en 15º lugar de 18 participantes. Quiso repetir el éxito de Cannes en 1991 y no le fue posible.