Valdeorras

Los alcaldes, alarmados por la crisis del Consello Regulador

Valdeorras

VALDEORRAS

Los alcaldes, alarmados por la crisis del Consello Regulador

Último pleno del Consello Regulador de Valdeorras, presidido por José Vicente Solarat.
photo_cameraÚltimo pleno del Consello Regulador de Valdeorras, presidido por José Vicente Solarat.

Aseguran que la inestabilidad que atraviesa la institución perjudica a la Denominación de Origen

Los alcaldes reclaman estabilidad para el sector vitivinícola y, particularmente, para la Denominación de Orixe Valdeorras. A falta de cuatro días para que el pleno del Consello Regulador de la Denominación de Orixe Valdeorras se reúna para elegir al sucesor en la presidencia de José Vicente Solarat López, no está claro quién debe convocarlo. Son dos las opciones: el vicepresidente segundo, según dice un informe de la Consellería do Medio Rural, o el primero, tal y como plantea la bodega cooperativa Virgen de las Viñas y el sector mayoritario de los vocales. En la comarca, los regidores consideran que llegó la hora de dedicarse a vender vino y dejar las guerras internas.

"Qué se poñan de acordo dunha vez!", protestó el alcalde popular de Larouco, Joaquín Prieto Rodríguez. Además, abogó por apartar la política del Consello Regulador. "Hai que deixar de politizar o Consello", comentó para, seguidamente, reclamar una mayor mediación de este organismo entre las embotelladoras y los productores. "Os outros consellos reguladores interveñen entre adegas e viticultores", dijo, aludiendo a la determinación de los precios de la uva.

El alcalde socialista de O Barco, Alfredo García Rodríguez, mostró su preocupación ante el enfrentamiento interno de la DO. "En el mejor momento del vino de Valdeoras, cuando es una de las DO con más futuro, el precio de la uva está entre los más caros y sale todo el vino gracias a su prestigio, mientras, nos tiramos los trastos", dijo. El regidor pidió la intervención de la Consellería do Medio Rural y "que el sector se ponga de acuerdo y nombre un presidente. Las bodegas hacen su trabajo y las cooperativas el suyo, aquí no sobra nadie. Lo más importante es que el godello es, probablemente,el mejor blanco del mundo", afirmó.

La nacionalista María González Albert, compartió la misma inquietud que Joaquín Bautista y Alferdo García, desde la Alcaldía de A Rúa. "Esta situación é mala para a Denominación de Orixe. Todo o que signifique inestabilidade é malo. O que necesita o Consello Regulador é estabilidade", planteó. Al igual que el alcalde barquense, solicitó la intervención de la Administración autonómica: "É hora de que a Xunta se implique de forma máis directa", comentó. Además, censuró el rifirrafe existente en el seno del Consello Regulador. "En vez de falar de viño, estamos falando de plenos e vicepresidentes. Adegas e cooperativas deben deixar o enfrontamento".

Los regidores aluden a la crisis surgida en una Denominación de Orixe que tiene a aproximadamente 1.800 viticultores asociados. Según los datos facilitados recientemente por el Consello Regulador, el total de productores está repartido, prácticamente a partes iguales, entre los socios de las tres cooperativas -A Rúa, O Barco y Larouco- y los productores que le venden su cosecha a las más de 40 bodegas inscritas. Por si estos datos no fuesen suficientes, la preocupación de los alcaldes también está justificada por unas cifras de facturación muy importantes para la comarca, que los técnicos estiman entre 20 y 25 millones de euros.

Comentarios