La Región

POLITICA

Álvaro Fernández gobernará en A Rúa con apoyo de Solarat

PP y RUA firmaron un pacto de gobierno que deja a esta última formación Cultura, Turismo y Deporte

Álvaro Fernández y José Vicente Solarat, en la firma del pacto de gobierno. (J.C.)
Álvaro Fernández y José Vicente Solarat, en la firma del pacto de gobierno. (J.C.)
Álvaro Fernández gobernará en A Rúa con apoyo de Solarat

El alcalde popular de A Rúa, Álvaro Fernández López y el portavoz de Rueses Unidos Adiante (RUA), José Vicente Solarat López, firmaron este jueves el pacto de gobierno para los próximos cuatro años. Acuerdo que surgió "con vocación de permanencia", según indicó el líder del RUA. El documento que recoge los acuerdos pactados fue rubricado el jueves, nueve horas antes del pleno de organización.

"Conseguimos un bo acordo para estabilizar a xestión os vindeiros catro anos. Non pedimos nada; ofrecimos a nosa colaboración e o PP aceptou algunhas das nosas propostas", explicó José Vicente Solarat. El RUA, que encabeza, se ocupará de gestionar fundamentalmente las áreas de Cultura, Deportes y Turismo, aunque sin poseer una delegación de competencias, por lo que sus decisiones deberán ser ratificadas por los populares. También se refirió a los grupos de la oposición, BNG y PSdeG-PSOE, de los que dijo esperar "comprensión".

A su vez, Álvaro Fernández, resaltó el apoyo de José Vicente Solarta. "Ya empezó a hacer gestiones. Hay buen entendimiento y será lo  mejor para A Rúa. Tendrá autonomía y nuestra confianza", explicó el alcalde popular.

Los cuatro concejales obtenidos por el PP dieron la Alcaldía a Álvaro Fernández, facilitada por la abstención de los dos del RUA. Estos posicionamientos relegaron a la oposición a BNG (3 ediles) y PSOE (2).

El acuerdo prevé siete concejalías: Economía y Hacienda; Urbanismo, Obras y Mantenimiento; Cultura, Deportes y Turismo; Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; Medio Ambiente, Desarrollo Rural y Patrimonio; y Personal Empleo y Régimen Interior. También recoge la citada delegación del área de Cultura, Deportes y Turismo al RUA, "con autonomía suficiente para realizar las gestiones oportunas, pero sin poder de decisión y/o firma deacuerdos, que son competencia única y exclusivamente de la Alcaldía".

El documento incluye a José Vicente Solarat en la Junta de Gobierno, que formarán tres concejales y la presidirá el alcalde, y dice que el RUA podrá "proponer y colaborar" en los proyectos, estando obligados a apoyar las propuestas que el PP lleve al pleno. "El partido RUA y sus integrantes apoyarán las propuestas presentadas en los plenos que se celebren a lo largo de los cuatro años de gobierno del grupo popular. Dicho apoyo resultará ineludible", contempla el texto.

Además, el RUA adquiere otros cuatro compromisos: consensuar con el PP cualquier cambio de concejal, informar con regularidad de sus gestiones al PP, ajustarse a las partidas económicas presupuestarias y, finalmente, "a respetar un código deontológico que se elaborará conjuntamente antes de finalizar este año 2019", según contempla el pacto entre ambas formaciones. 


El regidor tendrá una dedicación parcial, cobrando 24.192 euros brutos


Como estaba previsto, la alianza suscrita unas horas antes dio sus resultados en el pleno que a última hora de la tarde evidenciaron las dos organizaciones que sellaron el pacto de gobernabilidad. Sobre la mesa estaban cuestiones organizativas y el nuevo gobierno formado por PP y RUA sirvió para sacar adelante las retribuciones de la corporación. Lo hicieron en solitario porque la oposición votó en contra. El regidor, Álvaro Fernández tendrá una dedicación parcial, con 24.192 euros brutos al año y la exclusiva de la concejala de Sanidade, con un salario bruto anual de 16.800 euros. PSOE  y BNG votaron en contra, entre otras razones, por considerar excesivo su coste para las arcas municipales, pues antes solo tenía dedicación exclusiva el alcalde. 

El pleno también aprobó con los votos de PP y RUA la composición de las comisiones. Estarán formadas por 5 concejales, con 2 del PP y los otros tres a repartir entre los tres grupos. El BNG considera que sale perjudicado pues la Corporación está formada por 4 concejales populares, 3 nacionalistas, 2 del RUA y dos socialistas. Solarat dijo que las comisiones "no se pueden convertir en miniplenos".

También aprobaron en solitario PP y RUA la composición de la xunta (alcalde de presidente y tres concejales). En esta ocasión el BNG  votó en contra y el PSOE se abstuvo porque en el mandato anterior solo tuvieron tres concejales.