Valdeorras

La avispa asiática encarece un 20% el gasto del apicultor en Valdeorras

Valdeorras

VALDEORRAS

La avispa asiática encarece un 20% el gasto del apicultor en Valdeorras

Un grupo de colmenas ubicado en la comarca de Valdeorras (J.C.).
photo_cameraUn grupo de colmenas ubicado en la comarca de Valdeorras (J.C.).

Los productores valdeorreses recibieron trampas para defender sus colmenas de la velutina

Los apicultores valdeorreses se disponen a combatir a la Vespa velutina con las trampas que recientemente les hizo llegar la Consellería do Medio Rural. Lo comentó Armando Rodríguez Losada, presidente de la Asociación de Apicultores de Valdeorras. El desembarco de la avispa asiática en el oriente provincial es el mayor desafío al que se enfrenta un colectivo que, en estos momentos, también dirige su mirada hacia el cielo, temiendo que este invierno atípico y seco pueda ser seguido de las temidas heladas.

La preocupación que provocó la llegada de la Vespa velutina está más que justificada. El trampeo y la alimentación de las colmenas, obligados por la presencia de la avispa invasora, encarece considerablemente los costes. Esther Ordóñez Dios, presidenta del Consello Regulador de la Indicación Xeográfica Protexida (IXP) Mel de Galicia, si bien señaló la dificultad que entraña calcular el incremento de los gastos, los estimó en torno a un 20 % o un 25 %.

La expansión de la avispa asiática es exponencial, quintuplicándose su presencia en el primer año, desde su aparición en una zona. A partir de ahí, la población aumenta más lentamente, pero también sifnificativamente, duplicándose en los siguientes ejercicios.

Los apicultores insisten que el problema no es exclusivo de ellos. Lo  padece un sector importante de la sociedad, desde el propietario de los frutales que van a ser atacados por el insecto hasta los forestales o dueños de fincas que se enfrentan a sus picaduras durante las labores de desbroce.

El balance no demasiado bueno de los últimos años no ayuda a los apicultores. En 2018, la IXP Mel de Galicia produjo 375 toneladas de miel, un volumen inferior a las 500 que puede alcanzar en un año bueno o las 600 de una campaña muy buena. Estos datos son los únicos reales, siendo meras estimaciones los demás. Pese a todo, las plagas invasoras no restan interés a "unha gandeiría de futuro", según la calificó Esther Ordóñez.


Una actividad en auge: la apicultura


El bum de la apicultura es bienvenido por los productores, lo cual no impide que la IXP Mel de Galicia invite a la prudencia y a la adopción de ciertas medidas. Pretende evitar la masificación de colmenares en determinadas zonas e invita a los nuevos productores a buscar asesoramiento. La norma obliga a ubicar los colmenares a distancias de más de 100 metros, pero a veces hay que ir más lejos. "A sobremasificación non é boa para ninguén, pois pode non dar producción", dijo Esther Ordóñez.

La IXP Mel de Galicia aglutina a un millar de apicultores, de los cuales, aproximadamente 60 pertenecen a la Asociación de Apicultores de Valdeorras. Son datos que conviene actualizar periódicamente, pues el número aumenta constantemente.

Una de las razones de este crecimiento hay que buscarla en la demanda de miel, que supera con mucho a la producción gallega. En todo caso, en las colmenas no solo puede aprovecharse la miel, también está el propóleo o el polen, entre otros productos que conviene no desaprovechar.

Más en Valdeorras