La Región

PATRIMONIO

O Barco asume la mejora de servicios en la Torre do Castro

Fomento decidirá en diciembre si aporta la financiación de la segunda fase del entorno de la fortaleza

Torre medieval de O Castro, en O Barco.
Torre medieval de O Castro, en O Barco.
O Barco asume la mejora de servicios en la Torre do Castro

El Concello de O Barco conocerá en diciembre si el Ministerio de Fomento asume el 75 % del presupuesto de la segunda fase de la mejora del entorno de los restos medievales, datados en los siglos XV, XVI y XVIII, de O Castro. El alcalde, Alfredo García Rodríguez, afirmó ayer que los técnicos del citado Ministerio solicitaron documentación y añadió estar a la espera de la posible subvención.

La ayuda del Gobierno central, si decide incluirla en la partida del 1 % que Fomento destina al patrimonio, cubrirá el 75 % de un presupuesto cuantificado en 345.263 euros. La actuación se desarrollará en la zona de la torre del homenaje, intramuros de la fortaleza y en el perímetro de la muralla. A su vez, la primera fase de la restauración, ejecutada en 2013, supuso una inversión de 509.891 euros y Fomento aportó el 75 %.

Todo ello tiene un objetivo prioritario: poner en valor las ruinas de la fortaleza, declarada BIC (Bien de Interés Cultural), y su entorno.

El Concello asumirá el coste de los servicios. La renovación de las conducciones de saneamiento y abastecimiento, la iluminación o las infraestructuras de comunicaciones conllevará un gasto de 20.000 euros, que afrontarán las arcas municipales. El alcalde explicó que estas mejoras también esperan por el pronunciamiento del Ministerio. Pretende que, si llega la subvención para acometer las obras de la fortaleza, la empresa adjudicataria ejecute los dos proyectos.

Por otra parte, el Concello y el Instituto Galego da Vivenda e Solo ultiman un convenio de colaboración para la reforma de construcciones de la villa de O Castro que se encuentren en deficientes condiciones de conservación. Con un presupuesto de 288.000 euros, el Fondo de Cooperación, destinado a concellos de menos de 50.000 habitantes, aportaría 133.000.

Cambios en la imagen del casco antiguo

La villa de O Castro posee su propio Pepri (Plan Especial de Protección y Reforma Interior), un trabajo que pretende recuperar y potenciar este núcleo. Fue aprobado por el Concello, al igual que sucedió con el Pepri del barrio antiguo de O Barco. El alcalde, Alfredo García, se refirió ayer al impulso que está registrando esta zona del casco urbano. Redactado en 2009, un número importante de sus construcciones fueron restauradas por sus propietarios en los últimos meses. A ellas hay que añadir las que están preparadas para que los trabajos de reforma den comienzo de un momento a otro, siendo muy pocas las que siguen sin mejoras. "Está funcionando bien. El casco viejo cambió sustancialmente", comentó el regidor.