Valdeorras

El bloqueo de los mercados impide reabrir a las canteras

Valdeorras

ECONOMÍA

El bloqueo de los mercados impide reabrir a las canteras

Imagen de una cantera de Carballeda de Valdeorras.
photo_cameraImagen de una cantera de Carballeda de Valdeorras.
Las pizarreras se ven abocadas a mantener la suspensión de la actividad las semanas próximas

El cierre de los mercados exteriores por la crisis sanitaria del coronavirus complica el reinicio de la actividad en las canteras de pizarra, suspendida el 24 de marzo. Fuentes empresariales apuntaron que se verán abocadas a mantener la suspensión de la actividad, fijada inicialmente hasta después de Semana Santa, durante posiblemente otras dos semanas. "Tenemos cerrado casi todo. Abrir es inviable", comentaron. Esta situación obliga al sector a recurrir a los ERTE (expediente de regulación temporal de empleo), que ya solicitaron varias empresas, sin descartar prolongar las vacaciones hasta que la actividad se reinicie.

Los principales importadores de la piedra que genera el 26 % del producto interior bruto de Valdeorras paralizaron su actividad. Son los casos de Francia y Reino Unido, que en 2019 representaron el 41,86 % y 30,83 % de las exportaciones de las pizarreras, un sector en el que Galicia representa el 55 % de la producción española. El único que, a duras penas, resiste es Alemania, hacia donde viaja el 13 % de la producción, aunque aquí también se multiplicaron las restricciones. Estados Unidos, que aumentó sus compras y que importó 5,3 millones de euros en el último ejercicio, está siendo castigada en la zona importadora de pizarra, la localizada entre la frontera de Canadá y el nordeste estadounidense.

La casi total paralización de la exportación, que se lleva el 95 % de la producción nacional -el 5 % restante se vende en España-, no es el único problema que afronta este sector, que genera 2.400 empleos directos y 10.000 indirectos en Galicia. Hay otros dos factores que dificultan el reinicio de la producción de pizarra. El primero es consecuencia de las restricciones del transporte, y especialmente el de los trabajadores a sus puestos de trabajo, siendo el segundo los problemas de las empresas para hacerse con los equipos de protección necesarios para que los operarios puedan desarrollar sus tareas con total seguridad.