La Región

CONCELLO

El BNG mantiene su poder y tiende la mano al PSOE en Viana do Bolo

El BNG mantiene su poder y tiende la mano al PSOE en Viana do Bolo

Era uno de los concellos más disputados de la provincia. Y, tras tres intensas semanas de negociaciones y conversaciones, las fuerzas de izquierda lograron su objetivo. Sin (todavía) un acuerdo firme para una coalición, BNG y PSOE se dieron la mano para que el nacionalista Secundino Fernández se mantenga como alcalde de Viana do Bolo, dejando sin poder al Partido Popular, la lista más votada el pasado 26 de mayo.

"Estou moi contento, por suposto. Éramos a forza máis votada dentro das formacións de esquerda. Quero agradecer ao PSOE o seu voto e a súa responsabilidade para que non entrara o Partido Popular ao goberno", destaca Fernández.

Y es que las cosas estuvieron tensas hasta el final. El ya alcalde entró al pleno de investidura sin saber la intención de los socialistas. Los días de negociaciones no fructificaron para que ambos partidos fueran de la mano y la incertidumbre estaba sobre la mesa. Finalmente apoyo y renovación de mandato con mirada al futuro.

"Haberá que fomentar o diálogo e o consenso. Xa o dixen durante o meu discurso, estamos abertos a que exista un goberno de coalición. É unha oferta que segue en pé e que ten como idea colaborar. A proposta foi feita antes xa, non houbo acordo, pero segue en pé. O obxectivo é traballar para o progreso de Viana e resolver os problemas dos cidadáns", señaló el regidor.

Al otro lado está el Partido Popular, que no podrá regir los designios del municipio a pesar de ser la lista más votada. 


Incertidumbre


La igualdad y fragmentación del voto en las últimas elecciones municipales fue evidente. Los populares lograron 770 sufragios, traducidos en cuatro concejales, a pesar de bajar en ambos apartados con respecto al 2015. Algo que también le pasó al BNG, que se quedó con 662 papeletas a su favor y 4 ediles. Dos bajones de los que se aprovechó el PSOE para subir de uno a tres representantes y crecer de 233 a 543 votos.

Por ello, tras conocerse los resultados oficiales las dos formaciones de izquierdas comenzaron a negociar un acuerdo con la vista puesta en el pleno de investidura. No funcionó. No supuso cambiar el resultado, pero sí que aumentó la incertidumbre. Con una minoría evidente, los nacionalistas intentarán sumar a los socialistas para un mandato conjunto que dote de tranquilidad a Viana do Bolo.