La Región

PROVINCIA

Un colmenar provoca la alarma en Viana do Bolo

Los vecinos de Penouta son víctimas de ataques de las abejas, similares al que sufrió una vecina de O Barco

Un colmenar provoca la alarma en Viana do Bolo

Las abejas de un colmenar en las inmediaciones de la aldea de Penouta (Viana do Bolo) tienen en jaque a sus vecinos. El pasado miércoles, un octogenario que sufre alergia hubo de ser trasladado en ambulancia a un centro sanitario tras ser atacado por ellas. La víctima acostumbra a llevar careta en sus desplazamientos hasta la huerta familiar, pero no guantes, y fue en las manos donde sufrió los mayores aguijonazos.

Este vecino no fue el único, según informaron fuentes vecinales, que aseguraron que los ataques de las abejas del citado colmenar se repiten con excesiva frecuencia, sin hacer distinciones entre niños y mayores. Tanto es así, que ya fueron motivo de dos denuncias ante los agentes del Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza), de la Guardia Civil, así como de un escrito dirigido al Valedor do Pobo.

No es el único ataque de abejas registrado en los últimos días. Una vecina de O Barco también hubo de acudir a los servicios sanitarios tras ser atacada cuando caminaba por la carretera que comunica Soulecín con Viloira.

La norma que rige la ubicación de colmenas en explotaciones de autoconsumo, hasta un máximo de 15 colmenas, establece que el colmenar debe estar a más de 25 metros de "estradas locais e camiños veciñais". Esta distancia es considerada el "tope mínimo de salvaguarda", con independencia de que exista un desnivel en el terreno o que, como es el caso de la explotación de Penouta, haya sido colocada una barrera de dos metros de altura. En ambos casos, la distancia puede reducirse entre un 50 % y un 75 %.