La Región

PORTADA - VIDA

Cristina Yañez documenta la vida de la mujer en el rural

Las rutinas la soledad y los roles establecidos en un rural sin apenas vida son solo tres temas que la directora valdeorresa Cristina Yañez aborda en el cortometraje "Na memoria da túa esposa"

Cristina Yañez (MARTIÑO PINAL).
Cristina Yañez (MARTIÑO PINAL).
Cristina Yañez documenta la vida de la mujer en el rural

Cristina Yañez está empezando en el panorama audiovisual. A sus 23 años ha trabajado en algunos proyectos académicos con amigos, probando los distintos puestos del sector y ha sido ayudante de cámara, de dirección de arte y producción. "Na memoria da túa esposa" es su primer trabajo audiovisual, que ha coescrito y dirigido. También ha coescrito "A ninguna parte", de Pedro Vilas y trabajado como auxiliar de producción en "16 de Decembro", de Álvaro Gago. una trayectoria que despega. 

"Na memoria da túa esposa" es su primer trabajo audiovisual. Cuéntenos, ¿de qué trata?

El cortometraje habla sobre una mujer, Adela. Ella, que ha vivido toda su vida para su marido y el hogar, nunca se ha dedicado tiempo a sí misma. Adela tiene setenta y un años y se encuentra en una situación de soledad y de desconcierto tras la pérdida de su marido. Su día a día se  resume en una rutina entre la iglesia, el cementerio y su casa. Sigue  los roles que  se le enseñaron desde pequeña y no vive para ella, sino para los demás. 

¿Cómo surgió grabar este proyecto?

Surge de la asignatura "Guion, Producción y Realización de programas de ficción" en la Universidad de Vigo. De primera mano, se nos pedía realizar dos cortometrajes, uno sin diálogos  y el otro con. Desde el primer momento mi interés se fue hacia  el primero, quería contar, junto a mis compañeros, una historia  sin la  necesidad de que los  personajes tuviesen que decírselo al espectador, esto era algo que me parecía complicado de llevar a cabo, pero a la vez un reto muy interesante. 

"Na memoria da túa esposa" surge de la necesidad de todo el equipo de contar la historia de Adela, una mujer que, como tantas otras, han vivido para los hombres. A pesar de que el corto nace de un trabajo  académico, todo el equipo quisimos tomar el proyecto con  la seriedad y profesionalidad  que la historia merecía. 

Este cortometraje ha contado además con la ayuda del Concello de Carballeda de Valdeorras, varia empresas colaboradoras, la ayuda de nuestros profesores y la Universidad de Vigo.

¿Qué le llevó a abordar esta temática?

Es un tema que todos veíamos necesario contar: la historia de una generación de mujeres  que no han vivido para ellas mismas. El cortometraje surge de la necesidad de plasmar esta idea desde la perspectiva de jóvenes que presencia esto mismo en las mujeres de nuestro entorno, porque Adela no es simplemente  nuestro personaje, sino nuestras abuelas. 

¿Porqué la comarca de Valdeorras como espacio de rodaje?

Yo nací en O Barco de Valdeorras, y mi abuela era de Candeda de Valdeorras, escenario de "Na memoria da túa esposa". Es por eso que desde que empecé a pensar en esta historia, no se me ocurría otro sitio en donde  rodarla. Al principio me  parecía imposible que el resto de equipo estuviese de  acuerdo, ya que todos residimos en Pontevedra durante el curso académico, sin embargo, un día cogí mi cámara, hice unas fotos de la localizaciones y las envié. Todos estuvieron de acuerdo en realizarlo aquí. 

El cortometraje trata de reflejar, a mayores, otra realidad, y es la despoblación en Galicia. Candeda era el pueblo idóneo para reflejar esto, un pueblo donde ya no reside casi nadie, y quien reside tiene una edad avanzada. 

¿Cómo se desarrolló la grabación?

La grabación en si fue una experiencia muy positiva y motivadora no solo para mi sino también para todo el equipo en general. Pese a ser un grupo formado íntegramente por estudiantes que están aprendiendo, supimos llevar  todas las situaciones que se  dieron de la mejor manera posible y con mucho entusiasmo. Fueron tres días muy intensos vividos con muchas emociones, lloros, risas, gritos, nuevas vivencias, y experiencias que contar... pero que en general llevo a un resultado increíble  que no queremos dejar de crear, todo el equipo se acabó convirtiendo en una gran familia. Por otro lado, la experiencia con Mela Casal, la actriz protagonista, fue de lo mejor, una persona humilde, que, pese a la poca experiencia del grupo se adaptó a nosotros y nos ayudó en todo lo que pudo. No dudaría en volver a grabar con ella ni por el asomo, es una de las personas más maravillosas que hay y ojalá tuviese la oportunidad de volver a trabajar con ella. 

¿Qué busca reflejar con este trabajo?

Este  proyecto pretende reflejar una realidad: el abandono, la soledad y la rutina. Todo esto a través de Adela, una mujer olvidada como tantas otras. 

¿Está pensando ya en algún nuevo proyecto?

Por el momento sigo escribiendo guiones. Todo el equipo nos sentimos muy cómodos los unos con los otros y tenemos planteado rodar otro cortometraje en los próximos meses.