Valdeorras

La Fundación de Valdegodos ayudó a Cáritas con alimentos

Valdeorras

VALDEORRAS

La Fundación de Valdegodos ayudó a Cáritas con alimentos

La trabajadora social Isabel Álvarez recibe la partida de alimentos.
photo_cameraLa trabajadora social Isabel Álvarez recibe la partida de alimentos.

El banco de alimentos de la oenegé barquense sufría carencias de provisiones en las últimas semanas

La ausencia de determinados alimentos en las estanterías de Cáritas Interparroquial de O Barco llevó a esta entidad benéfica a lanzar una petición de ayuda que ayer fue atendida por la Fundación Valdegodos. La trabajadora social de la oenegé diocesana, Isabel Álvarez, explicó que los productos recogidos en las últimas campañas no bastaron para atender ciertas carencias de los usuarios. Artículos de primera necesidad como azúcar, leche o aceite y otros también muy demandados, como el cacao en polvo, comenzaban a escasear.

La petición de ayuda lanzada por el presidente de Cáritas, Julio Mourelo, fue atendida inmediatamente desde la Fundación Valdegodos. El presidente y la dietista, Miguel Blanco Álvarez y Verónica Namuz, respondieron enviando una partida de los productos demandados.

La Fundación Valdegodos no es la única que llena de alimentos las estanterías de Cáritas barquenses, también colaboran colectivos como el Banco de Alimentos del Sil. De su almacén de Ponferrada sale todos los meses un cargamento con destino a O Barco. En lo que va de año, fueron 1.531 los kilos de solidaridad llegados desde tierras bercianas.

También hay establecimientos comerciales que colaboran periódicamente con Cáritas. Este es el caso de la cadena de supermercados Eroski, que realiza tres entregas semanales (lunes, miércoles y viernes), sumando 2.094 kilos que envió a lo largo de 2019.

Desde que comenzó el año, Cáritas prestó 4.474 servicios en la comarca. Fueron 130 las familias (integradas por 396 personas) que acudieron a la sede de la rúa da Valorca solicitando alguna ayuda. A esta cifra hay que sumar los transeúntes, 38, que recibieron la ayuda de la organización benéfica.

Las cifras manejadas no son muy distintas a las del ejercicio anterior, aunque sí comienza a preocupar un apartado, el correspondiente a los casos de emergencia social. Fue la trabajadora social, Isabel Álvarez, quien explicó la razón del aumento de este capítulo, que atribuyó al pago de recibos de alquiler de viviendas y de consumo de agua adeudados por los usuarios de Cáritas. El corte de la traída a aquellas famlias que llevaban más de un año sin abonar el recibo obligó a intervenir a la ONG, asumiendo su coste.

Traducido a cifras, los 11 casos de emergencia social atendidos entre enero y mayo de 2018 supusieron un desembolso de 686 euros. Este año, solo fueron dos más, pero su cuantía superó en más del doble a la cifra anterior: 1.567 euros.