La Región

UNIVERSIDAD

Una granja de A Veiga se suma a un proyecto universitario

Casa Alba es la única explotación valdeorresa y una de las cuatro ourensanas dentro de Granxa Familiar

Alba Rodríguez de Zugasti, en la granja de su familia, Casa Alba, en Valdín (A Veiga).
Alba Rodríguez de Zugasti, en la granja de su familia, Casa Alba, en Valdín (A Veiga).
Una granja de A Veiga se suma a un proyecto universitario

La promoción de los productos de explotaciones agroganaderas llevadas por familias, orientadas hacia un autoconsumo, es el principal propósito del proyecto Granxa Familiar. Lo promovió la Universidad de Santiago de Compostela (USC) y en Valdeorras únicamente participa Casa Alba, ubicada en Valdín (A Veiga). 

Son 25 las explotaciones gallegas que el proyecto promociona en su web, estando ubicadas en la provincia cuatro: Casa Alba; Casa dos Casarellos (Xinzo), con ganado vacuno y ovino; Casa do Xurés (Vilaveá-Lobios), especializada en el queso ecológico de cabra; y Casa do Paz (Poxedo-Lobios), que comercializa productos de huerta.

Alba Rodríguez de Zugasti, de 17 años, explicó que decidió incorporarse al programa hace tres años, cuando su madre encontró la página web "granxafamiliar.com" y decidieron llamar.
Con su incorporación al proyecto, los productos de Casa Alba dejaron de ser conocidos solo en A Veiga. Los pedidos ya llegan a Valdín desde diversos puntos de Galicia, pero también tienen clientes lejos del territorio gallego, principalmente en la capital del Estado. "Este ano, a páxina está funcionando bastante ben. A xente chama, especialmente desde Madrid", explicó Alba Rodríguez.

La página web ayuda, pero su eficacia también depende en buena medida de los productores. La joven de Valdín invita a los responsables de otras explotaciones a anotarse en el proyecto, cuya cuota anual no es excesiva: 100 euros. Eso sí, recomienda buscar productos que sean novedosos. "Hai que innovar. Buscar algo que destaque e chame a atención da xente. Nós, tódolos anos buscamos novas razas, que sexa mellor a carne ou teñan máis peso. Se poñes polos de granxa, calquera granxa dunha aldea os cría. Non é rendible", comentó.

La apuesta por la novedad llenó esta granja de Valdín de una importante variedad de animales. En Casa Alba hay cabras, gallinas, conejos, pollos, codornices, ocas, cobayas, vacas de la raza autóctona freiresa y caballos para limpiar el monte. Sus decisiones no siempre encuentran la respuesta buscada. Sucedió con los patos, que acabó descartando. "A xente non os quería", explicó Alba Rodríguez. Una característica común a todos ellos es su alimentación: realizada siempre con alimentos naturales, siendo los productos de más demanda están encontrando los huevos y los pollos. Los envíos son remitidos por empresas de transporte urgente y los artículos viajan envasados al vacío o en cajas de poliespan, con hielo.

El proyecto Granja Familiar es fruto de un convenio que firmaron la Universidad de Santiago de Compostela, los concellos de Brión y Antas de Ulla, Obra Social Caixa Galicia, Fundación Feiraco y Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela. Lo coordina el GIS-T IDEGA de la Universidad. Su personal visita las explotaciones cuando solicitan su incorporación al proyecto, encargándose de la página web.

Un objetivo destaca sobre los demás: "Incrementar las rentas familiares en el medio rural gallego", según expone la página web. Pero hay más metas, como la introducción en el mercado de la producción destinada al autoconsumo familiar de las granjas o la difusión local de las nuevas tecnologías.