Valdeorras

La “paparota" está de moda

Valdeorras

FIESTA GASTRONÓMICA

La “paparota" está de moda

Asistentes a la Festa do Codillo 2018, en A Rúa  (MIGUEL ÁNGEL).
photo_cameraAsistentes a la Festa do Codillo 2018, en A Rúa (MIGUEL ÁNGEL).
A Rúa agotó en menos de una hora las 850 entradas de la Festa do Codillo. Unos días antes, O Barco tardó uno 65 minutos en vender las 1.150 de la Festa do Botelo.Las fiestas gastronómicas se pusieron de moda.

Las fiestas gastronómicas están de moda. La demanda de entradas agota las puestas en venta casi antes de que los organizadores puedan imprimirlas. Sin ir más lejos, y por primera vez en las 13 ediciones de la Festa do Codillo de A Rúa, los 850 tiques que este jueves puso a la venta por el Concello fueron comprados en apenas 58 minutos. Unos días antes, el 11 de enero, en O Barco se vendían los 1.150 pases de la Festa do Botelo en 65 minutos. Aquí, los restaurantes que servirán el embutido el 18 de enero están a punto de colgar el cartel de "completo".

"Es la primera vez que nos pasa. Antes tardábamos unos seis días en vender las entradas", comentó el concejal de Cultura de A Rúa, José Vicente Solarat López. En este Concello estudian ampliar la oferta de plazas para la XIII Festa do Codillo. Un Codillo de Cine, que se celebrará en el polideportivo Victorino Núñez, el 25 de enero. "Estamos estudiando el pabellón para tratar de ampliar un 20 %", comentó el edil. Los interesados en sumarse a la fiesta tienen la oportunidad de anotarse a la lista de espera abierta, llamando a partir de las 8,15 horas  al Concello rues. Aquellos que queden fuera del reparto tendrán una última bala en la recámara: las devoluciones.

Solarat López atribuye el éxito de las fiestas gastronómicas a la posibilidad de reunirse con los conocidos ante una mesa, pues generan ilusión por estar con los demás". Añadió que "la Festa do Codillo cada vez gusta más y este año le dimos movimiento al decir que es un ‘codillo de cine".

En O Barco, la concejala de Cultura e Educación, Margarida Pizcueta Barreiro, considera que el éxito de las fiestas gastronómicas es consecuencia de que se convirtieron en "unha moda, mais non pasaxeira". En este sentido, relacionó los acontecimientos como la XX Festa do Botelo, que se desarrollará el próximo 18 de enero, con una forma de vida: "As nosas celebracións van da man da comida. Somos animais racionais que comemos", dijo. Para el alcalde barquense, Alfredo García Rodríguez, el éxito tiene una explicación: "A la gente le gustan las paparotas".

Superados el Botelo y el Codillo rues, los amantes de la buena mesa podrán rendirle culto en Vilariño de Conso y Viana do Bolo. Los días 22 y 23 de febrero celebran la XXXI Festa do Cabrito y la 50ª Festa da Androlla.