Valdeorras

Larouco busca una solución para la turbidez de la traída

Valdeorras

Larouco busca una solución para la turbidez de la traída

Las quejas por la turbidez del agua de la traída, que un sector de vecinos planteó a la alcaldesa de Larouco, podrían estar encauzadas. La regidora, Patricia Lamela Rodríguez, se desplazó ayer hasta la sede de Augas de Galicia, en Santiago de Compostela, para solicitar su apoyo, obteniendo una respuesta favorable, según indicó.

El problema de falta de potabilidad del agua de la traída de Larouco surgió a mediados de agosto, después de las fuertes tormentas que registró la comarca de Valdeorras. "El agua olía mal, salía del color del chocolocate a causa de los sedimentos del río", comentó la alcaldesa, que encuentra justificadas las quejas de los vecinos.

Esta situación no es nueva en el Concello y está provocada por una central de bombeo que "no está al día", según expuso Patricia Lamela. Incluso la captación del río Xares no reúne las condiciones necesarias, tal y como le trasladaron los técnicos de Augas de Galicia.
Este organismo mostró su disposición a colaborar con el Concello para evitar que la situación vivida este verano pueda repetirse.

La Administración local también colaborará para ofrecer a los vecinos un servicio de abastecimiento de mayor calidad, aunque esta medida repercutirá en las arcas municipales. Este encarecimiento de los costes de mantenimiento de las infraestructuras será analizado por el Concello en el estudio que evaluará el gasto que debe afrontar.

Patricia Lamela apuntó que en un servicio básico como el de abastecimiento "no puede haber beneficios", pero también indicó que el precio actual del recibo del agua no alcanza para cubrir todos los gastos. Esta circunstancia podría derivar en una revisión de las tarifas que permita reducir el exceso de coste.