La Región

VALDEORRAS

Manzaneda concentra fincas para reordenar 837 hectáreas

La concentración parcelaria persigue buscar rendimiento a alrededor de 11.300 propiedades

Félix Domínguez y Miguel Ángel Pérez, durante la reunión.
Félix Domínguez y Miguel Ángel Pérez, durante la reunión.
Manzaneda concentra fincas para reordenar 837 hectáreas

Dar solución a las necesidades de pastos de ocho explotaciones ganaderas, erradicar el  minifundismo y ordenar las fincas son los objetivos principales del proyecto de reestructuración parcelaria que puso en marcha el Concello de Manzaneda en Placín, San Miguel de Bidueira y Requeixo. Las gestiones comenzaron hace más de dos años -en 2017-, con la convocatoria de reuniones con los propietarios de los terrenos, tras solicitar el Concello a la Consellería do Medio Rural que iniciase el estudio. Buscando agilizar la puesta en marcha del proyecto, el alcalde, Félix Domínguez Cortiñas, se reunió en Santiago con el director xeral de Desenvolvemento Rural, Miguel Ángel Pérez Dubois.

El proyecto abarca un gran número de parcelas, 11.300 para ser exactos, que están repartidas sobre una extensión de 837 hectáreas, siendo el perímetro del área afectada 23,64 kilómetros. Según explicó el alcalde, después de la reunión, en estos momentos, los técnicos de la Xunta redactan el informe medioambiental.

Son muchas las dificultades que lleva aparejadas la fragmentación de la propiedad de la tierra, especialmente donde los productores precisan aumentar sus explotaciones o necesitan unas fincas de ciertas dimensiones para rentabilizar la maquinaria y un óptimo aprovechamiento de la superficie.

En la actualidad, no son pocas las propiedades afectadas por este proyecto de concentración que se encuentran en situación de abandono, especialmente aquellas tierras que en su día fueron utilizadas para el cultivo de los cereales, según expuso este miércoles el regidor, Félix Domínguez.

Otro factor que influyó en la puesta en marcha de esta iniciativa es la necesidad de facilitar terrenos adecuados a las necesidades de varias explotaciones ganaderas de la zona. Los propietarios de aquellas que cuentan con varias decenas de animales tienen muy difícil introducirlos en parcelas de tamaño reducido, por lo que su futuro se aventura problemático. "Non poden meter as vacas nunha finca", explicó el alcalde.

Estas carencias son las que pretende resolver la concentración parcelaria que impulsó el Concello de Manzaneda, cuyos objetivos prioritarios son "unha ordenación da superficie agraria que permita un uso adaptado ás necesidades agrícolas desta zona e a mellora das estruturas agrarias, orientada a favorecer o desenvolvemento económico das explotacións atendendo aos seus diferentes criterios", según fuentes municipales.