ENTROIDO 2019

Mázcaras y fulións llenaron de color las calles de Manzaneda

El "Fulión" fue declarado Festa de Galicia de Interese Turístico atrayendo a cientos de visitantes deseosos de contemplar este carnaval

Mázcaras y fulións captaron la atención de los visitantes.
Mázcaras y fulións captaron la atención de los visitantes.
Mázcaras y fulións llenaron de color las calles de Manzaneda

Las calles de la villa de Manzaneda revivieron con el desfile de los fulións. Los bailes de las mázcaras recuperaron, un año más, una tradición que pasa de padres a hijos y que sustentan gentes de todas las edades. Ante el atractivo que despierta la fiesta del Fulión no resulta extraño que fuese considerada Festa de Galicia de Interese Turístico.

Cientos de personas siguieron las evoluciones de los fulións por el casco antiguo de la localidad, a pesar de la amenaza de temporal que desde primera hora de la mañana pesó sobre los asistentes. No llegó a descargar, permitiendo a fulións y mázcaras desfilar con sus mejores galas, aporreando rítmicamente bombos y azadas los unos, y danzando a sus sones, las otras.

El final del desfile no significó que hubiese que volver a casa por haberse acabado los actos festivos. No. Nada más dejarse de oír los bombos y azadas, comenzaba la comida popular que se desarrolla en el polideportivo municipal. Fueron 1.050 las personas que degustaron un menú que cocinó Mantesil y que estuvo compuesto por chorizo cocido, empanada y carne al caldeiro. Como colofón al banquete, los asistentes pudieron degustar el postre típico de la zona: la bica.