La Región

IGLESIA

El Obispado remplazará al párroco barquense apartado por abusos

El obispo informó a feligreses, padres y catequistas, quienes reclaman la vuelta del sancionado

Vecinos de Veigamuíños ante el colegio Pablo VI, donde se desarrolló la reunión.
Vecinos de Veigamuíños ante el colegio Pablo VI, donde se desarrolló la reunión.
El Obispado remplazará al párroco barquense apartado por abusos

El Obispado de Astorga enviará un sacerdote a Veigamuíños. El compromiso lo adquirió el obispo, Juan Antonio Menéndez, ante miembros del consejo pastoral, las catequistas y una representación de padres y feligreses. Estos últimos habían solicitado la reunión para pedir la retirada de las medidas cautelares adoptadas después de que la Iglesia recibiese una segunda denuncia contra su párroco, Ángel Sánchez Cao, por abusos a menores. La petición iba dirigida fundamentalmente para que cesase la orden de que se apartarse de la parroquia, algo que, de momento, no sucederá.

Juan Antonio Menéndez "compartió con ellos el dolor que supone esta situación", pero también invitó a que "no utilicen la no asistencia a misa como medida de presión". Añadió que la catequesis está asegurada y que las parroquias serán atendidas, mientras no se resuelve todo, por el vicario territorial de Ponferrada-Galicia, Francisco Javier Redondo de Paz.

Algunos padres, visiblemente enojados, abandonaban el colegio afirmando que todo seguía igual que antes de la reunión, en tanto que alguna catequista ya hablaba de que no impartirán clases.

El escrito redactado por los feligreses era claro respecto a las medidas cautelares. "Son, a nuestro parecer no solo desproporcionadas, sino del todo inmerecidas e injustificadas". Los padres firmantes le reprochan no haber hablado con ellos antes de suspender del ministerio al sacerdote. "Pese a no haber contado con nuestro parecer a la hora de suspender de sus funciones a don Ángel, esperamos atienda nuestra petición sencilla y clara: deseamos seguir contando con don Ángel para educar a nuestros hijos en la fe y valores cristianos". El colectivo añadió que el sacerdote "ha sido y queremos que siga siendo un gran ejemplo para ellos (sus hijos), ha sabido con su grupo de catequistas inculcarles los valores cristianos y humanos con cercanía, respeto y máxima corrección".

El texto insistió en su apoyo a Ángel Sánchez: "Queremos manifestarle nuestra confianza ciega en él, solo de este modo se entiende que le hayamos elegido para formar a nuestros hijos y, lo que todavía es más significativo, que deseamos encarecidamente que lo siga siendo".


"Queremos que, sea como sea, nos envíen un cura"


No todos los padres de los 42 niños que asisten a la catequesis de Veigamuíños firmaron la carta de apoyo a Ángel Sánchez. "Ni vamos a acusarlo ni a defenderlo", decía ayer una madre de este grupo. Explicó que sus hijos acuden acuden a ella y que "con él, el trato fue correcto", siempre. 

Estos padres prefieren no pronunciarse respecto a las acusaciones dirigidas contra el cura apartado de sus parroquias en O Barco, pues consideran que este es un asunto que deberá esclarecer el Obispado. "Que el obispo investigue", afirmó. Este grupo también trabajaba ayer en la redacción de un escrito para hacérselo llegar al Obispado y que van a firmar madres del último curso de catequesis. "Queremos que, sea como sea, nos envíen un sacerdote para acabar el curso", explicaba esta madre, quien invitó a la iglesia a resolver esta situación. "¡Que lo solucionen", reclamó. 

Esta madre afirmó que son varias las que piensan así y que algunas acudieron a la reunión del viernes "sin saber de qué se iba a tratar". Insistió en que su objetivo es conseguir que sus hijos finalicen la catequesis, siempre sin entrar a valorar las denuncias contra el sacerdote, que deberá resolver el propio Obispado.