Valdeorras

Los pescadores retirarán los plásticos en el río Sil

Valdeorras

Valdeorras

Los pescadores retirarán los plásticos en el río Sil

03052020_basura_en_el_sil_resultado
photo_camera Plásticos en una orilla del río Sil, a su paso por la comarca de Valdeorras.
Llevarán a cabo esta labor este sábado en O Malecón y área recreativa

Conseguir un río Sil más limpio. Este es el objetivo que se marcó el club de pesca deportiva Spinning Valdeorras al decidir solicitar la colaboración vecinal para retirar los plásticos de sus orillas en dos tramos: O Barco de Valdeorras y Valencia do Sil (Vilamartín de Valdeorras). Los organizadores fijaron dos puntos de encuentro: la playa fluvial del Paseo do Malecón y el polideportivo municipal, ya en el área recreativa de Vilamartín. En ambos casos, la convocatoria fue fijada para las 10,00 horas de mañana, sábado, 7 de marzo. Para esta iniciativa el colectivo cuenta con la colaboración de los concellos de O Barco y Vilamartín.

Este club de pescadores comenzará las labores de limpieza en las inmediaciones de la desembocadura del río Mariñán, en O Barco. En este punto iniciarán una retirada de basura que continuarán aguas arriba, por las dos orillas del Sil. Un segundo grupo será el que se encargue de limpiar las proximidades de la presa de Valencia del Sil.

Aún es pronto para conocer la longitud del tramo de río cuyas orillas quedarán limpias de plásticos y otro tipo de desechos el sábado, pues este dato va a depender del número de voluntarios que se animen a anotarse. "No sabemos cuánta gente vendrá", explicó un portavoz del club, Daniel Prada Rodríguez. 

Las crecidas que en los últimos meses registró el Sil generaron la acumulación de plásticos en muchas zonas del río y su retirada no puede esperar. En dos meses, las hierbas volverán a crecer y ocultarán los desechos, dificultando su recogida.

La calidad del agua que lleva el Sil mejoró mucho. Lo afirmó Daniel Prada, quien atribuyó esta circunstancia a la construcción de la estación depuradora de aguas residuales de Villadepalos, en El Bierzo. No obstante, apuntó que hay pueblos que siguen arrojando sus residuales a los afluentes. También consideró que la pizarra solo contamina en grandes concentraciones.

Te puede interesar