Valdeorras

Rechazo vecinal a la ubicación de la depuradora de Vilamartín

Valdeorras

Rechazo vecinal a la ubicación de la depuradora de Vilamartín

Terrenos propuestos para construir la futura estación depuradora de aguas residuales.
photo_camera Terrenos propuestos para construir la futura estación depuradora de aguas residuales.
Señalan que les generará malos olores la elegida por Concello y Confederación Hidrográfica Miño-Sil

Los vecinos de Arcos (171 habitantes en 2019) rechazaron la ubicación buscada para la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR). Propuesta por los técnicos de la Confederación Hidrográfica do Miño-Sil en una reciente reunión, a la que también asistieron el alcalde y una representación vecinal, en el pueblo consideran que generará malos olores. Indican que el lugar propuesto está a varias decenas de metros de las primeras viviendas y en una zona donde hay asentadas varias empresas.

Arcos se opone a la construcción de la depuradora en la zona industrial y decenas de metros de las viviendas

"Os veciños non queren que se poña aí", explicó ayer el alcalde, Enrique Álvarez Barreiro y añadió su propósito de buscar otro emplazamiento. Pese a ello, adelantó que será muy difícil contentar a todos. "Temos que buscar outra solución, mais que non se vexa ninguén agraviado vai ser imposible. Nalgún sitio teremos que poñela!", apuntó.

Después de varios meses buscando una ubicación para la polémica estación de aguas residuales el regidor explicó que planteará otra ubicación a los técnicos de la Confederación Hidrográfica buscando conseguir la aprobación definitiva.

La propuesta que llevará ante el organismo estatal contempla la construcción de dos depuradoras, en las inmediaciones de Córgomo y Arcos. El proyecto será más costoso para las arcas municipales, pues su ejecución obligará a bombear las aguas residuales de la docena de industrias situadas en el llano de Arcos. "É un gasto que se podería aforrar", indicó a este respecto. Pero también expuso un argumento que habla en favor de esta alternativa, pues permitirá tratar las aguas del núcleo de Valdegodos, que en la actualidad van a la depuradora de Vilamartín.

En todo caso, el Concello asumirá los mayores gastos del mantenimiento si la Confederación Hidrográfica da su visto bueno y, para conseguirlo, el regidor pretende mantener una nueva reunión con los técnicos.

El alcalde insistió en descartar la opción preferida por el pueblo, que planteaba construir la depuradora entre el cauce del río Sil y la línea de ferrocarril León-Monforte, una ubicación que obligaría a construir un costoso muro de hormigón y que, por otra parte, no encuentran aceptable los técnicos de la Confederación Hidrográfica.

El proyecto manejado inicialmente por la Confederación Hidrográfica do Miño-Sil para la estación depuradora conllevaría una inversión de 700.000 euros, asumiendo el organismo estatal el 90 % del total.