Valdeorras

El Seminario de As Ermidas revive gracias a los exalumnos

Valdeorras

valdeorras

El Seminario de As Ermidas revive gracias a los exalumnos

José Vega, en cuclillas, ante la expedición de exseminaristas de As Ermidas. (J.C.)
photo_cameraJosé Vega, en cuclillas, ante la expedición de exseminaristas de As Ermidas. (J.C.)

Una expedición de exseminaristas de toda la diócesis de Astorga recordó el curso 1956/1957

Una expedición formada por medio centenar de personas recuperó por unas horas el antiguo Seminario Menor de As Ermidas, en O Bolo. Promovida por alumnos del curso 1965/1957, tanto del centro diocesano bolés como del de Astorga, los visitantes recorrieron el templo y los edificios que algunos ayudaron a construir.

El Seminario Menor de As Ermidas fue filial de Astorga a lo largo de una veintena de años, según los datos que maneja el Concello de O Bolo. Cerró sus puertas definitivamente en 1965, tal y como comentó José Vega Martínez, el presidente de la Cofradía de Nuestra Señora de As Ermidas, que lleva años asumiendo voluntariamente la labor de guía del santuario.

La expedición reunió a casi medio centenar de personas, en su gran mayoría antiguos alumnos de los seminarios menores de Astorga y As Ermitas y sus esposas. Curiosamente, en el grupo solo viajó un sacerdote, Pío Santos Gullón, en la actualidad párroco de Torre del Bierzo. "En aquel tiempo, ¡¿dónde ibas a estudiar!? No había institutos, ni en O Barco, ni en Astorga", expuso a la hora de explicar la masiva deserción de las sotanas. No es la primera vez que este cura berciano asiste a una reunión de confraternidad de exalumnos, si bien las dos citas anteriores en las que estuvo se desarrollaron en la ciudad de Astorga.

Pío Santos recordó que sus años de estudios de Latín, Filosofía y Teología los repartió entre As Ermidas y Astorga. En el Seminario Menor bolés tuvo 50 compañeros, la mitad de los aproximadamente cien seminaristas que, al mismo tiempo que él, estudiaban en Astorga. Hoy en día, a este sacerdote le gusta volver la vista atrás y reunirse con sus antiguos amigos. "Resulta agradable", comentó.

Entre los visitantes no podía faltar la presencia valdeorresa. Esta responsabilidad la asumió José Fernández, quien, además de haber sido seminarista, fue presidente de la Asociación Galega de Pizarristas (AGP).

Ambos recordaron los difíciles tiempos del seminario, cuando compaginaban los latines con la ayuda en la construcción de varios edificios auxiliares, uno de los cuales se derrumbó un 28 de diciembre de 2002. "Formábamos una cadena y subíamos arena desde el río Bibei en palanganas hasta un punto y después la cargábamos en burros", rememoró Pío Santos.

"Non tiñamos calefacción, nin lavabos. Usábamos a palangana e o colchón que levábamos", añadió José Fernández. Pese a la dureza de aquellos tiempos, este valdeorrés asegura haber vivido momentos entrañables durante su paso por As Ermidas, cuyo santuario no deja de admirar: "É unha xoia!".

Este viernes, el sacerdote de Torre del Bierzo ofició una misa en el santuario de As Ermidas (datado en el siglo XVII y declarado BIC en 2006) ante los antiguos alumnos llegados de pueblos de Zamora, León y también de la zona ourensana de la Diócesis de Astorga.

Más en Valdeorras