Valdeorras

A Veiga quiere crear empleo con las colmenas y la miel

Valdeorras

APICULTURA

A Veiga quiere crear empleo con las colmenas y la miel

Los aprendices de apicultores de A Veiga en una clase práctica, desarrollada en un colmenar.
photo_cameraLos aprendices de apicultores de A Veiga en una clase práctica, desarrollada en un colmenar.

Un curso forma a treinta y tres personas, que tendrán ayudas económicas para sus colmenares

Un grupo de 33 personas puso en marcha el programa de fomento de la apicultura que diseñó el Concello de A Veiga. La iniciativa tiene un objetivo prioritario: "Crear emprego", según explicó el alcalde, Juan Anta. El colectivo, formado en su mayor parte por desempleados sin conocimientos de esta actividad, inició un curso de formación de tres fines de semana. "Queremos que a xente fórmese".

Una vez finalizado el proyecto, quienes estén dispuestos a continuar trabajando con abejas tendrán facilidades para crear sus colmenares. Las arcas municipales subvencionarán la mitad del precio del traje de apicultor y también la adquisición de colmenas. Además, podrán envasar sus productos en el Centro Apícola de Prada, que abrirá en cuestión de semanas. Las obras y el equipamiento supusieron una inversión de 135.000 euros, que aportarán Xunta y Concello, si bien la cantidad podría incrementarse con la incorporación de alguna máquina no prevista en los planes iniciales.

Los apicultores están encantados con esta iniciativa del Concello veigués. "É unha boa idea. Na zona pérdense moitas toneladas de mel e estase pagando moi ben o quilo", comentó Armando Rodríguez, presidente de la Asociación de Apicultores de Valdeorras. Aludió a un precio que ronda los 3,80 euros por kilo, muy superior al de hace algunos años, cuando apenas superaba el euro. En el caso concreto de A Veiga, afirmó que posee unas condiciones muy favorables para el apicultor. "Viana está saturada, xa non hai onde poñer colmeas. A Veiga, a finais de agosto, está moi ben, polo carballo". También destacó las características del oriente provincial y sur lucense, con los ríos Sil y Bibei y una vegetación en la que abundan los robles, castaños, brezos y silvas. Según sus estimaciones esta zona supera las 10.000 colmenas.

La cifra mágica, 250 colmenas

El presidente de los apicultores valdeorreses, Armando Rodríguez, afirmó que se puede vivir exclusivamente de la apicultura. Eso sí, para conseguirlo es necesario estar en posesión de no menos de 250 colmenas. Cada una cuesta aproximadamente 52 euros, cantidad a la que hay que sumar los más de 60 euros que vale el enjambre. Además, aconsejó introducirse poco a poco, aumentando progresivamente el número de colmenas. El apicultor César Crespo fue el encargado de impartir las clases de este fin de semana. También él considera posible vivir con los ingresos generados por las colmenas. "La apicultura sí puede ser una salida profesional, o bien una actividad complementaria a la renta principal", afirmó.