La Región

AFIRMAN QUE LA FALTA DE CALEFACCIÓN LES OBLIGA A VIAJAR CON MANTAS Y QUE EN OCASIONES SOPORTAN GOTERAS

Los viajeros del servicio de bus entre O Barco y Ourense critican el mal estado del coche

Los usuarios del autobús que viaja diariamente entre Ourense y O Barco, en su mayoría trabajadores del Hospital Valdeorras y funcionarios, reclaman a Monbus que renueve los vehículos de la concesión. Se quejan de sus deficiencias y afirman que cuando bajan las temperaturas deben llevar mantas para protegerse del frío, también aseguran haber soportado goteras en días de lluvia o problemas de estabilidad. Tras varias reuniones con la empresa y después de presentar un recurso ante la Xunta urgen una solución.
Los viajeros del servicio de bus entre O Barco y Ourense critican el mal estado del coche
Una quincena de personas, en su mayoría trabajadores del Hospital comarcal Valdeorras, usan diariamente un autobús para desplazarse entre Ourense y O Barco. Es el único medio que tienen a su alcance para acudir a sus trabajos, con unos horarios adecuados a su jornada laboral.

Sin embargo, este colectivo está cansando de soportar los vehículos que la concesionaria Monbus asigna al trayecto. “Estamos pagando por un servicio pésimo”, dijo una usuaria. Al igual que el resto de viajeros prefirió que su nombre no se publicase por “miedo a represalias”.

El colectivo critica las numerosas deficiencias de los coches que la concesionaria asigna a esta línea. “Tuve que llevar mantas por la falta de calefacción. Veníamos muertos de frío”, explicó un pasajero, que seguidamente protestaba por la falta de calefacción en los vehículos. “El chófer viajó con guantes de invierno y una manta en las piernas”, apuntó otro viajero, que puntualizaba que “el mismo problema del invierno lo tenemos en verano, a causa de la falta de aire acondicionado”.

Además, los usuarios se quejan de que, en más de una ocasión, tuvieron que soportar goteras, puertas que no se abren, los problemas de estabilidad que sufren algunos de los coches por las deficiencias en la suspensión.

Todos estos defectos fueron expuestos en los varios escritos que los afectados remitieron a la empresa, con cuyos directivos llegaron a mantener una reunión, en Ourense. En esta cita, les indicaron que las deficiencias serían corregidas en breve. Sin embargo, un pasajero afirmó que “aún seguimos esperando”.

La Xunta también conoce esta situación pues los afectados le enviaron un recurso informándola de la situación. Este diario contactó ayer con la concesionaria sin conseguir ninguna explicación a las quejas.


Los pasajeros se “amotinaron” en Monforte

Además de trabajadores del Hospital comarcal Valdeorras, este servicio también lo usan funcionarios de la Agencia Tributaria y de los Juzgados de O Barco. Los vehículos salen de Ourense a las 6.00 y a la 13.00 horas y regresan a la ciudad a las 20.00 y a las 22.00 horas. Por este servicio abonaban 198 euros al mes, un precio que lo usuarios redujeron unilateralmente a 180 euros, debido a las deficiencias de los autobuses.

Esta suma fue aún menor el mes pasado. Ante el peligro que suponía el estado del vehículo, los viajeros decidieron apearse en Monforte (Lugo) y continuar su viaje en taxi. Esta medida les llevó a descontar otros 20 euros para pagar a los taxistas. Esta rebaja mereció una queja de la concesionaria, que condujo a la reunión que mantuvieron en Ourense. Los afectados explican que los autobuses que emplea Monbus son “rematriculados”, o lo que es lo mismo, coches adquiridos a otras compañías, muchos de ellos de una antigüedad considerable.