La Región

ANIVERSARIO

La vieja térmica de Sobradelo cumple 50 años como iglesia

El edificio fue construido en 1943 para dar electricidad a las minas de los alemanes en Casaio

El obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez, ofició una misa en la iglesia.
El obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez, ofició una misa en la iglesia.
La vieja térmica de Sobradelo cumple 50 años como iglesia

Los vecinos de Sobradelo (Carballeda de Valdeorras) se volcaron ayer en los actos del 50 aniversario de la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Encarnación. El templo fue construido en una antigua central térmica, levantada entre los años 1943 y 1944 para suministrar energía a las minas de Valborraz, en Casaio). Las explotaron los alemanes y en ellas estuvo el Destacamento Penal de las Minas de Casaio, con presos políticos del Franquismo. 

La térmica fue diseñada para llevar electricidad a una explotación dedicada a la producción de wolframio para la maquinaria de guerra de Alemania, durante la II Guerra Mundial. Sin embargo, la energía generada nunca llegó a las minas. En 1945, cuando la sociedad hispano-alemana Montes de Galicia construía el tendido eléctrico llegó la capitulación de Alemania y, con ella, el final de la actividad de la térmica. En los dos años que funcionó, su cartera de clientes se redujo a la empresa Cementos Cosmos, con sede en Toral de los Vados (León).

Todos estos datos fueron ofrecidos ayer por el investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científica Isidro García Tato. Este estudioso del Instituto de Estudios Valdeorreses ofreció un breve repaso de la historia de Sobradelo y Carballeda de Valdeorras en un abarrotado centro social Pontenova, en el acto que abrió el programa de la conmemoración del medio siglo de la construcción de la iglesia parroquial. Lo presidió el obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez, que estuvo acompañado por la alcaldesa, María del Carmen González; el obispo emérito de Magangué (Colombia), Eloy Tato; y el cura párroco: Juan Prieto. Una misa cerró las actividades.

El ponente explicó que cuando los alemanes perdieron la guerra, la central térmica fue comprada por un abogado vasco: Pedro Luis Aguirre. Este fue quien, en 1956 la vendió al Obispado de Astorga con el fin de que este construyese una nueva iglesia, un salón parroquial y la casa sacerdotal. Fruto de esta compraventa, el 30 de octubre de 1966, el vicario general Juan Nistal -en representación del obispo Marcelo González- inauguró el templo, acompañado por el párroco de Sobradelo: Javier Blanco Carriba.

En la construcción actual aún se aprecian las líneas que en su día tuvo la desaparecida central térmica. "As paredes maestras son as mesmas", explicó el conferenciante Isidro García. Echó en falta la chimenea de la central, que fue derruida, y destacó el añadido de la torre del campanario. Asimismo, explicó que la casa parroquial sustituyó a las dependencias que en su día ocuparon los transformadores.

En su ponencia, el historiador habló de las iglesias anteriores. Explicó que las vibraciones de los trenes de la línea que Alfonso XIII inauguró en 1883 resquebrajaron el templo original. La amenaza de ruina y las protestas vecinales llevaron a la empresa Caminos de Hierro del Norte a comprometerse a derribarlo y construir otro en el punto que el Concello le indicase. Construido entre un paso a nivel de la línea ferroviaria y el río Sil, con sus desbordamientos, el Obispado recurrió a la térmica.