Verano

La ciudad se llenó de diversidad

Verano

verano

La ciudad se llenó de diversidad

Toda una mezcolanza de vistosos y coloridos atuendos de los diversos países participantes. (ÓSCAR PINAL)
photo_cameraToda una mezcolanza de vistosos y coloridos atuendos de los diversos países participantes. (ÓSCAR PINAL)
Los seis grupos de las Xornadas de Folclore desfilaron este lunes por las calles de la ciudad hasta la Praza Maior, donde mostraron lo mejor de sus culturas, músicas y bailes a un público entregado como cada año 

Después de intensos días viajando por localidades de toda la provincia, al fin el espectáculo de las XXXVI Xornadas de Folclore atracó en la ciudad. Por primera vez, después de una semana de actuaciones, los grupos de Bolivia, Chile, México, Rusia, Serbia y Taiwán desfilaron ante la atenta mirada del público ourensano, como paso previo a su actuación como fin de fiesta en la Praza Maior.

Pese a que las temperaturas han refrescado en estas noches de agosto, los vecinos de Ourense no dudaron en salir a la calle para empaparse de la diversidad cultural que muestran en su recorrido por la provincia estas clásicas jornadas del verano. A ellos se unieron un gran número de visitantes, que aprovecharon su estancia en la ciudad para conocer otras culturas.

En la Praza Maior, ya tiempo antes de la actuación, los más impacientes habían ido llenando las primeras filas para ver a los bailarines de cerca. Este es el caso de María: "Suelo venir porque lo pasas bien y es bonito de ver las diferencias culturales entre los países", contaba desde su posición privilegiada. Unos asientos por detrás de ella se encontraban unos veteranos de estas jornadas: "Venimos todos los años porque nos gusta, si no fuese así no lo haríamos", afirmaba con claridad José. Junto a él, Elvira contaba quiénes son sus favoritos: "Me gustan mucho los bailes rusos y serbios; los que menos, los africanos porque hacen mucho ruido".

Otra espectadora que repite con asiduidad en esta cita con las Xornadas de Folclore en Ourense es Aura: "He venido los últimos tres o cuatro años; es bueno que aquí vengan todos juntos y yo aprovecho, porque no tengo coche para verlos en otro lugar". Aunque destaca que lo mejor de todo es que algunos turistas "pueden ver cosas de su cultura porque se encuentran aquí de vacaciones". Este es el caso de Marcelo, un argentino hijo de padres gallegos que está de vacaciones en Ourense. "Aprovecho que estoy aquí para ver cosas y esto es un añadido más", afirma en un día que podrá ver los bailes tradicionales de sus vecinos chilenos.

Sobre las diez y media de la noche daba comienzo el desfile desde el Parque San Lázaro, con numerosas personas acompañando a la comitiva -encabezada por Bolivia- de los seis grupos que este año forman parte del festival. A lo largo del Paseo, niños y mayores se reunieron para disfrutar de los vestuarios más coloridos y escuchar la música que interpretaba cada uno de los grupos. Se vivieron momentos de hermandad, liderados por el grupo ruso, que quisieron hacerse fotos de recuerdo con bailarines mexicanos y chilenos, a los que se unieron algunos de los artistas serbios. Tampoco faltó, estando México, el "Cielito lindo" interpretado por unos mariachis.

Nadie quiso perderse esta cita que culminó con la actuación de los seis grupos sobre el escenario de la plaza. Sus danzas y músicas aportaron conocimientos sobre otras culturas a los espectadores. 

La andadura de las Xornadas de Folclore toca a su final. Quedan dos días para que los grupos se despidan de Ourense. Los últimos privilegiados en disfrutar de sus actuaciones serán los públicos de hoy en Entrimo, con Chile, México y Serbia, y en Verín, con Bolivia, Taiwán y Rusia. Mañana llegarán a su fin con la clausura en el castillo de Ribadavia con los seis grupos sobre el escenario.