La Región

OURENSANOS POR EL MUNDO

"Hay mucha gente joven que viviría en Cualedro, yo lo prefiero antes que cualquier capital"

Dominica o Domi, como la llaman sus más allegados, nació en Penaverde hace 65 años, aunque con nueve meses su familia se instaló en el concello de Cualedro. Pasó gran parte de su vida entre Alemania y Cataluña, en donde se estableció con su marido y sus dos hijos

Domi Atanes, en Cualedro.
Domi Atanes, en Cualedro.
"Hay mucha gente joven que viviría en Cualedro, yo lo prefiero antes que cualquier capital"

Dominica o Domi, como la llaman sus más allegados, nació en Penaverde hace 65 años, aunque con nueve meses su familia se instaló en el concello de Cualedro. Pasó gran parte de su vida entre Alemania y Cataluña, en donde se estableció con su marido y sus dos hijos, aunque nunca perdió el contacto con su tierra natal, a donde esta vez ha regresado para quedarse. Asegura que siempre ha sido una persona "muy positiva" por lo que, "esté donde esté, siempre será feliz". 

¿A qué edad dejó Cualedro?

Con 17 años me fui a Girona. Siempre había tenido la ilusión de marcharme a aquella zona y aquí no había muchas oportunidades laborales. Me casé con mi marido, que también es de Cualedro, y él ya tenía trabajo en Cataluña. A los dos años nos marchamos a Alemania. Fuimos de los últimos emigrantes que accedimos al país en 1972, estuvimos 18 años. Mis hijos nacieron allí. 

¿Qué fue lo que más le costó dejar atrás?

A mi madre, sin duda. 

¿Cuál era su sueño?

Mi objetivo era ganar un dinerito y hacerme una casa, ya fuera en Cataluña o en Galicia. Para ello trabajé mucho: fui zapatera, y estuve en una empresa planchando. También en una fábrica de yogures. Nos volvimos a Cataluña porque mi marido tenía "morriña", yo no tanto. Me adapto a todo, puedo decir que he sido feliz en todos los lugares en los que he vivido. 

¿Qué diferencias había entre Alemania y Galicia en cuanto a las personas o el modo de vida?

En Alemania tenían un carácter más cerrado, aunque yo me adapté y aprendí alemán muy pronto, lo primero, a decir "patata" (ríe). 

¿Qué es lo que más le gusta de Cualedro?

La tranquilidad, los aires, la comida, el poder salir y entrar, hablar con los mayores, y también me gusta mucho el huerto. 

¿Cómo cree que ha evolucionado el pueblo con los años?

Ha decaído mucho. Pienso que habría que hacer algo más para que la gente joven pudiera quedarse por aquí, porque hay muchos a los que le gusta y vivirían en Cualedro, mi hija, por ejemplo. Yo prefiero Cualedro antes que cualquier capital, pero hay que darle más vida.